Burdeos con niños

Burdeos, la quinta ciudad de Francia es un lugar perfecto para hacer una escapada con los niños. Burdeos es una ciudad para vivirla. Bonita y fotografiable pero además está llena de vida y de planes. Sus terrazas llenas, sus tiendas y aura noble… Este enclave portuario es ideal para visitarlo en familia y descubrir rincones y una calidad de vida que invitan a dejarse llevar. Burdeos con niños es una escapada ideal para unos días y hoy os cuento qué hacer y ver.

Para conocer la ciudad tenéis que visitar el centro histórico, con los nuevos muelles que bañan el Garona, las fachadas recuperadas, la piedra dorada. Es todo tan bonito. Además es una ciudad cómoda porque esa zona es muy manejable y puedes recorrerla andando. Hasta 350 inmuebles se incluyen en la lista de edificios históricos de interés. Pierdete por sus calles disfrutando de su arquitectura y ambiente. Pasear por Saint-Pierre y todo el casco antiguo te enamorará.

PLAZA DE LA BOLSA Y ESPEJO DEL AGUA. 

Una de las estampas más reconocibles de Burdeos es la Plaza de la Bolsa y su Espejo de Agua. Y para los niños este es el «gran plan». Una especie de «fuente o piscina enorme» donde los niños pueden mojarse y jugar. Es tan divertido! Es el espejo de agua más grande del mundo (3.450 m2) y esta espectacular obra alterna efectos extraordinarios de espejo y niebla.

El agua produce unos efectos visuales muy chulos. Los más pequeños no pararán de disfrutar. Y tú, de fotografiarlos. Las metamorfosis regulares de 2 cm de agua sobre una gigantesca placa de granito transforman el lugar, mágico, en un escenario permanente de juegos para niños. Todavía recuerdo a Bárbara saltando y gritando feliz como una loca. No se quería ir. Sin duda imprescindible.

PUERTA DE CAILHAU

Otro de los lugares que más me gustó es la Puerta de Cailhau, fue construida en el año 1495 en honor a Carlos VIII y tenía una doble función: defensiva  y de puerta de entrada a la urbe.

burdeos con niños

PLAZA DE LOS QUINCONCES

Es una de las plazas más grandes de Europa, nada más y nada menos que 130.000 m2. La verdad es que impresiona y es preciosa.

RUE SANTA CATALINA 

Es una vía peatonal de 1,2 kilómetros de larga  es una de las calles principales de la ciudad en cuanto a ambiente, tiendas y restaurantes.  Es famosa sobre todo por ser la calle comercial más larga de toda Europa y una de las calles más antiguas de la ciudad de Burdeos.

Esta calle fue construida sobre una antigua vía romana, posee esta tradición comercial desde el siglo XIX, donde entonces esta calle albergaba varias carnicerías y muchos oficios del estilo por lo que, antiguamente también era una de las calles mas transitadas de esta bella ciudad.

PONT DE PIERRE

Su nombre significa “piedra” aludiendo al material de su construcción, y posee 17 arcos, el mismo número de letras que componen el nombre de Napoleón Bonaparte.  Si puedes acércate al atardecer para disfrutar de este momento junto al río.

DÓNDE COMER

Y como en toda Francia comer es un placer. Ir a un restaurante con crepes (aquí se llaman Galettes) es una gran opción con niños. Es un plato que les gusta mucho, están deliciosos y además son económicos! Si hay un local famoso en la ciudad por este tipo de platos es sin duda el Restaurante “Nom d’Une Crepe”. Pero en la ciudad hay tantos que en cualquier sitio podéis encontrarlos y mi experiencia es que en casi todas partes están buenos.

Además Burdeos presume de tradición chocolatera y de un dulce muy apreciado: el canelé. Su historia es curiosa. Las monjas recibían ingredientes sobrantes procedentes de diferentes industrias de la zona y  con eso inventaron una especie de bizcocho que ahora son los famosos canelés.

Nosotros estuvimos sólo día y medio así que nos quedamos con muchas cosas que ver y hacer. Pero sin duda nos llevamos una impresión maravillosa de la ciudad. Es acogedora y maravillosa.

 

2 comentarios en “Burdeos con niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *