Destinos ensueño en España

Destinos de ensueño cercanos, sin viajar lejos, sin cruzar fronteras. Pequeños paraísos de aquí al lado que sólo esperan ser descubiertos. España tiene destinos que parecen sacados de otro planeta. ¿A qué esperas para descubrirlos? No hace falta viajar lejos, hace falta abrir bien los ojos y quedarse cerca de casa.

GARGANTA DE LOS INFIERNOS, EXTREMADURA. Situada en el valle del Jerte, esta reserva natural ofrece unos lugares idílicos con saltos de agua, cascadas y marmitas gigantes conocidas como Los Pilones.

vía

SELVA IRATI. Un bosque mágico que ha lleva consigo infinidad de leyendas. Y al visitarlo lo entiendes: la escasa luz que deja pasar la vegetación y las húmedas nieblas le dan un toque mágico que impresiona.

LAS MÉDULAS, LEÓN. Aunque hayas visto fotos, cuando las visitas entiendes la razón por la que se califican como paisaje cultural.  Es una curiosidad natural, cultural e histórica de la comarca de El Bierzo que merece mucho la pena. Es uno de esos lugares que tengo en «pendientes» desde hace muchos años. Qué ganas de visitarlas.

vía

EL TORCAL DE ANTEQUERA. Un paisaje lunar e impresionante que merece la pena conocer. Un mar de piedras que impresiona a todo el que lo pisa. Si estás en Málaga no dudes en visitarlo. Es un lugar mágico.

 

MASCA, EN TENERIFE, EL MACHU PICHU ESPAÑOL. Entre acantilados y riscos tomados por la vegetación se alza Masca, un delicioso rincón con una historia de piratas. Desde el pueblo, y tras una ruta de senderismo, se llega a la playa. De las nubes al mar.

PARQUE MINERO DE RIOTINTO. Tierras azuladas, aguas rojizas, balcones con una rara paleta de colores naranja… las aguas que atraviesan este yacimiento tienen un pH muy ácido y son ricas en sales ferruginosas, tanto, que la NASA estudió los microorganismos que viven aquí por su posible similitud con los de Marte.

EL POZO AZUL, EN BURGOS. Es la cavidad subacuática más larga del país. El Pozo Azul en Burgos, es un espacio de aguas limpísimas y frías –la temperatura no sube de los 12ºC–, lo que explica la abundancia de truchas. La tranquilidad de este paraje situado en Covanera y el impresionante azul turquesa de sus aguas solo se rompe algún fin de semana, cuando recibe amantes de los viajes reposados y espeleólogos, atraídos por sus misterios acuáticos.

vía

TOLEDO: BARRANCAS DE BURUJÓN. Me enamoré de este lugar al ver una foto y la realidad no me decepcionó. Al contrario el paisaje sobrecoge. No dudes en visitarlo si estás en Toledo.

Paraísos nuestros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *