El balance del año de una madre…

2013 ha sido un buen año. He tenido momentos duros, sí, posiblemente uno de los peores que puede sufrir una madre. Pero soy de las que miran para adelante siempre y en vez de quedarme anclada en la tristeza del que no pudo ser, tiendo a sentirme afortunada por lo que ya tengo. Dos niños sanos y felices.

mamas-viajeras-balance-año-madre

En 2013 he dado tumbos y he vivido muchos cambios. Mi ansiada vuelta a la tele. El despegue de la web: mil proyetos y  mil noches en vela… disgustos, apuestas, prueba, error… Un año corriendo, literalmente, para llegar a todo. Un año preguntándome si de verdad no estoy un poco loca por vivir sintiendo que es un lujo perder un segundo . Pero soy así, hiperactiva. Adoro salir, pasear, viajar, hacer cosas, probar experiencias nuevas… lo necesito tanto como respirar.

Miro atrás y da vértigo hacer balance. No sé por dónde empezar. Hay tantos cambios y experiencias… Si tengo que elegir:

mamas-viajeras-balance-ano

1. COMPLICIDAD ENTRE HERMANOS. Me quedo con la complicidad de mis hijos cuando juegan. La he visto hoy, la vi el mes pasado… y todos los meses anteriores. Y es una de las mejores inyecciones de alegría: ese sentimiento innato de hermanos. Se quieren, se cuidan, se buscan, se protegen… es la sensación más reconfortante de mi vida porque sé que eso significa que algo estoy haciendo bien como madre. El mejor regalo que se le puede hacer a un hijo: un hermano.

2. BUENOS MOMENTOS: TANTOS… Me quedo con una sensación. El experimento de pensar en dos palabras: “buenos momentos”… y de que pronto mi cabeza se llene de decenas de flashes de risas con los niños, de momentos familiares preciosos e irrepetibles. Compartir con ellos lugares como el Monasterio de Piedra, el Bosque Encantado, jugar en la nieve, descubrir un volcán en Lanzarote, tantas excursiones…

mamas-viajeras-balance-año-madre

3. SÍ A LO IMPORTANTE Y NO A LO URGENTE. Al final te das cuenta de que todo lo “urgente” de tu día a día… esas pequeñas cosas que te llenan de preocupaciones y ocupan tu tiempo… hoy, en este balance, no están. Hoy no me he acordado de facturas, prisas, agobios porque no encuentro madrileños en Provenza… En este balance no está lo urgente, si no lo importante. Todas estas «batallas» diarias que algunos días me robaron el sueño… ya olvidadas.

Lo que queda de 2013 es la sensación de haber pasado un año precioso con mi marido y los niños. Haciendo familia. Siendo un equipo de 4.

mamas-viajeras-balance-ano

Y eso es un buen balance.

Los agobios, las prisas y las cuentas que no salen también estarán el año que viene. Por supuesto.

mamas-viajeras-balance-año

Pero mi propósito para el 2014 es llenar el año de más buenos momentos en familia. Casi nada. Casi…todo.

Bienvenido 2014.

5 comentarios en “El balance del año de una madre…

      1. vacaciones … ayyy (suspiro)Realmente casi no se9 lo que es eso… mis dedas vacacionales se paeecrn me1s a un campo de concentracif3n que otra cosa, pero bueno… siempre me quedare1n unos dedas para ir a la playita en septiembre (como los del Inserso) :))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *