Ideas para sobrevivir a un vuelo largo con niños

Volar con los niños supone preparación y paciencia y más cuando nos enfrentamos a un vuelo largo. Este año en nuestro viaje a Orlando el viaje fue larguísimo, varias conexiones y vuelos con 7 niños, el mayor de 12 años. El panorama no era especiamente apetecible ja,ja y recibís muchos mensajes y preguntas: cómo lo hacéis? Entretener a una niña de 2 años en un avión durante 12 horas no fue misión fácil. Las primeras 3-4 horas ya has agotado todos los recursos y aún te quedan 8 horas más por delante. Así que hoy os dejo un post con algunos consejos.

FACTURA CON TIEMPO. Si vuelas en familia será difícil que os podáis sentar todos juntos si no facturáis bien temprano. Una buena opción es facturar en línea lo antes posible, todas las compañías ofrecen ya esa posibilidad. No corras el riesgo de llegar justo al aeropuerto y enterarte de que os han separado. En un vuelo trasoceánico ir juntos para poder hablar, cambiaros de asiento o que jueguen los hermanos juntos es clave.

MIRA BIEN EL PRECIO DE LOS BILLETES.  Comprobar el precio de los billetes para niños, ya que puede que te cobren más por el niño que por un adulto. Con algunas compañías low cost, si pillas una oferta, ocurre y a veces compensa pagar el precio de un asiento normal.

COMER ALGO E IR AL BAÑO ANTES DE ENTRAR AL AVIÓN. Se previsora.Aunque los niños te digan que no quieren ir al baño, intenta que lo hagan. La ley de Murphy dice que en cuanto se suban te dirán que se hacen «pipi». Lo mismo ocurre con el hambre, no falla, se sientan en el avión y «necesitan» comer. Así que si tienes algo en el bolso preparado, mejor. Lleva siempre comida y bebida a mano para poder darsela durante el vuelo. 

VISTELES DE FORMA CÓMODA. En un vuelo largo la ropa que llevan puesta en el avión también es importante. Nada de ropa apretada ni incómoda, lo que prima es la comodidad, que se puedan mover por el avión.. llevales también unos calcetines extra para que se los pongan y puedan moverse con ellos al baño o por el avión.

VUELOS NOCTURNOS. Si a los adultos nos afecta el jet lag, no os cuento a los peques.  Así que una de las cosas que siempre intento es coger vuelos nocturnos. Eso tiene dos ventajas. La primera es que los niños duermen en el avión. Y la segunda es que el cambio horario de esa forma no les afecta tanto.

SU PROPIA MOCHILA O MALETA DE JUGUETES.  Para que el pequeño se sienta un auténtico viajero, es imprescindible que lleve su propio equipaje, una pequeña mochila en la que transporte todos los tesoros que le entretendrán durante el vuelo. El día antes de la salida se le puede decir al niño que seleccione las cuatro o cinco cosas que considere imprescindibles llevar consigo y las meta en su mochila: lápices, cuentos, consola, pegatinas o su muñeco favorito.

JUEGOS DE ATENCIÓN Y DIBUJOS. Es uno de los entretenimientos preferidos de los pequeños. Por eso, algunas compañías aéreas incluso proporcionan a estos pasajeros un equipo de dibujo para que se distraigan durante el vuelo. En mis viajes nunca falla porque a los niños les divierte mucho: una libreta o cuaderno y un estuche para cada uno con sus pinturas. Otra idea es llevar mandalas o imprimir algunos de sus dibujos preferidos para que los pueda pintar durante el trayecto.

PELICULAS. Una tablet puede ser el mejor aliado en un trayecto en avión con niños. No soy muy amiga de las pantallas pero en vuelos me parecen imprescindibles, ja,ja… Aunque en algunos vuelos de larga duración se proyectan películas para los pasajeros, no siempre son las preferidas de los pequeños o no están en su idioma así que mejor prevenir y para estos viajes largos lleva una buena colección de sus películas favoritas, o aún mejor: incluir alguna que todavía no hayan visto para sorprenderles. No olvides los cascos!

TOMATELO CON PACIENCIA. Vuelas con un niño. Así que da igual lo que te escriba y todos los consejos que te den. El viaje será largo y las última horas estarás cansada y desearás llegar. Lo digo por experiencia propia ja,ja…los niños no saben estar mucho tiempo sentados ni quietos así que preparate para pasear por el avión, mirar por la ventana, hablar con azafatas, etc… El vuelo parece interminable pero no lo es… llegas al destino y comienza el super viaje. Luego rápidamente olvidas lo tedioso que es el trayecto porque merece la pena viajar con ellos!

 

2 comentarios en “Ideas para sobrevivir a un vuelo largo con niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *