Japon con niños

Conocí a Cova por medio de su blog hace años. Y desde entonces nos seguimos y estamos en contacto. Cuando me avisó este verano que se iba a Japón con las niñas, solo pude decir: wowww! Que envidia! Me prometió un post para contarme cómo había sido el viaje. Según me ha contado, todo es mucho más fácil de lo que creemos. Asi que hoy un regalito: la primera parte de la crónica de este super viaje! Atentos! Quien dijo que ir a Japón con tus hijos es una locura? Os dejo con ella…

El viaje a Japón surgió como una oportunidad para compartir con los amigos de siempre un viaje inolvidable. Circunstancias de la vida, al final nuestro viaje múltiple se convirtió en un viaje en familia, que ha resultado una experiencia maravillosa.

Cuando te planteas un viaje tan lejano, da un poco de vértigo, es verdad, pero si algo puedo adelantar del viaje, es que es muy fácil.

Lo primero, el vuelo, cuanto antes lo busques mejor. Hay vuelo directo de Iberia y también de Emirates y sino alternativas más baratas haciendo escala. Si voláis con Iberia, el vuelo llega a Tokio a las 9,30 de la mañana (local). Primera decisión importante, quedarse en Tokio o morir llegando a Kioto. Pensamos que ya con la inercia llegábamos a Kioto, he de decir que es una muy buena opción. En el aeropuerto de Tokio, en la planta de abajo, recogimos nuestro Japón Train que habíamos reservado previamente en la web Japan Experience.

Otra gestión muy importante,  wifi pocket lo habíamos reservado en la misma web que el tren,  Japan Experinece y lo recogimos en un mostrador enfrente de Iberia. Esto te ayuda a estar conectada con el mundo y a perderte menos en las ciudades. Imprescindible Hyperdia, la web que te dice todas las conexiones de trenes y metro.

Cogimos Narita express y nos bajamos en una estación anterior a Tokio Central Station para allí coger nuestro primer tren bala a Kioto, toda una experiencia para empezar la aventura.

KIOTO

Es la ciudad tradicional de Japón. Donde están la mayoría de los templos, donde las mujeres van vestidas con los yukata (que no kimonos), donde se respira tranquilidad…

Hay varias excursiones indispensables, aparte de pasear y perderse por la ciudad, es una ciudad que está llena de sorpresas, así que no te quedes en las calles grandes, piérdete por sus callejuelas para ver el auténtico espíritu la ciudad. Es súper seguro, en ningún momento te vas a sentir fuera de lugar ni nadie te va a molestar.

  • La zona de los templos, en la ladera de Higashiyama. Está llena de templos, el más grande y famoso es Kiyomizu-dera pero si sigues caminando vas pasando por otros menos espectaculares pero todos impresionantes. Nosotros acabamos sin quererlo en Gion, el barrio de las geishas. Te das cuenta por el tipo de construcción de casas bajitas de madera, con calles empedradas y locales que pasan desapercibidos. Acabamos el paseo en Parque Maruyama que es donde se hacen muchos espectáculos y que es un recinto muy grande con distintos usos.
  • Fushimi Inari, por la tarde tomamos la línea del JR para ir a Fushimi Inari, el famoso santuario cuyos torii anaranjados recorren más de cuatro kilómetros de caminos por el monte Inari.
  • Arashima,
  • Bosque bambú: llegas en autobús que te deja en el río. Tienes que caminar un poquito, está todo muy bien indicado y te metes en el bosque de Bambú, es impresionante, que frondosidad, y que inmensidad… es un paseo por una montaña, nosotros no subimos hasta arriba pero estuvimos un buen rato caminando entre bambús. Al otro lado del río hay otro parque cerrado que tienes que subir otra montaña y que hay monos libres. Cuando lo descubrimos estábamos agotados y no lo hicimos. Si te gustan los monos guárdate fuerzas.
  • Excursión a Nara, imprescindible. Nosotros fuimos en autobús y llegamos muy bien. Es famoso porque tienen ciervos libres por todas partes. Cuidado con ellos, que huelen la comida y siempre quieren más. Hay un montón por todos lados, así que no te precipites para bajarte del autobús, que al final del trayecto antes de entrar en los templos y donde está el Buda más grande, también tienes un montón. En Nara está la pagoda de cinco pisos, Kofuki- ji, que se ve toda la construcción de madera. Es una pasada. El templo que tiene el Buda más grande, Todai-Ji también puedes ver las estatuas de los guerreros, que dan miedo.
  • Templo Dorado, es impresionante saber que es un templo hecho de oro, no bañado en oro, pero si no te pilla de paso, no aporta mucho, el jardín es un recorrido bonito pero muy “encorsetado” no deja hacer nada…un poco rollo.
  • Palacio Real, se visitan los jardines que son super bonitos y se puede ver la construcción típica japonesa. Nosotros fuimos a última hora de la tarde y estuvimos solos, así que fue una visita estupenda.

 

Alojamiento: En Kioto nos alojamos en Ms Kyoto. Un hotel normalito, limpio, super bien situado. Lo reservamos por booking, habitación triple. Mis hijas son pequeñas, todavía caben las dos en una cama normal. Para desayunar bajábamos a la calle y hay un montón de cafeterías con bollería/fruta/café +te, acabamos desayunando todos los días en la misma cafetería, eran muy amables y un señor autóctono nos daba conversación y le encantaba que le contáramos nuestra vida.

Comida: Solo tomamos sushi 1 día y porque fuimos a un sitio solo de su sushi. La comida japonesa es mucho más que eso,  noodles, con sopa o secos, carne, cerdo empanado, gyozas, sopas…

En la  rivera del rio hay un montón de restaurantes muy japoneses y muy ricos. También cenamos en un italiano, la cara de felicidad de mis hijas con una pizza no tenía precio.

Hay máquinas de bebida y comida por  todas partes. Hay 7eleven en todos los barrios, así que para picar entre horas es súper fácil. Compramos fruta cortada para tenerla en el Hotel y tomar algo cuando volvíamos agotados de pasear…

Transporte: Autobús, te subes en el autobús por la parte de atrás y cuando te vas a bajar pides one day pass (500 yenes) te vale todo el día para todos los trayectos que quieras. Funcionan fenomenal, eso sí tienen el aire acondicionado a tope.

Taxi, se cogen por la calle, aunque no son lo más barato tampoco son prohibitivos Nosotros no los necesitamos, el autobús nos solucionó desde todas partes.

Cuando estuve mirando hoteles, teníamos claro que en algún momento teníamos que dormir en un Hotel Japonés, tatami al suelo y onsen (baños) compartidos. Como todo, hay de todos los presupuestos, pero los bonitos son bastante caros, así que se nos iba el presupuesto para dormir las 5 noches de Kioto o en Tokio. La solución que encontré fue buscar una parada intermedia entre las dos grandes ciudades y perdernos un poco en el interior. Después de mucho bucear en la web, encontré Hakone, que es una excursión recomendada desde Tokio, llamada la excursión de los medios de transporte, vas en tren, puedes dar un paseo en barco por el lago, hay teleférico que te sube a una montaña para que veas el Monte Fuji, y además es una zona de baños termales. Encontré “El Hotel” en la montaña, para llegar un autobús al que solo le faltaban las gallinas y una carretera de puerto bastante curiosa, pero por fin llegamos a nuestro destino “ Mount View Hakone” fue entrar ahí y no querer salir nunca más….

Las niñas directamente se pusieron a jugar con unos niños japoneses en el salón mientras esperábamos nuestra habitación. Cuando subimos, lo primero probarnos la yukata:

Lo que me gustó mucho del Hotel es que podías reservar el baño para ti solo, sino hay baños de hombres y mujeres separados. Reservamos a las 5 de la tarde, durante 45 minutos, estábamos impacientes, pero claro cuando llegamos al baño flipamos directamente:

Un baño abierto al aire libre con un bosque de bambú enfrente y la bañera de agua hirviendo que te metes después de haberte lavado en tu taburete con tus jabones especiales de Shisheido (claro)…

Como es para ti solo, puedes bañarte como quieras y estar dentro o fuera del agua todo el tiempo que te apetezca. He de reconocer que a mí me encantó, para las niñas era demasiado calor con humedad y estuvieron poco tiempo a remojo.

Después de esta gran experiencia, llegaba otra mejor, la cena japonesa. Como íbamos con niños nos habían preguntado anteriormente por alergias o tipo de menú que queríamos (todos japoneses) y elegí los dos de niños que tenían para probar de todo…

Es verdad que en su bandeja tenían mas arroz, incluso repitieron y nada de sushi.

Y después de esta experiencia, llegaba lo mejor, los tatamis en el suelo. Las niñas alucinaban, ahí vamos a dormir? Y saltaban de alegría, claro, no se podían caer….

Dormimos super bien, si tengo que poner un pero, la almohada que es de esas que se adapta a tu cabeza, la de las niñas que no pesa no se adapta, así que sin almohada, ningún problema.

Nos despertaron que nos habíamos quedado dormidos, para bajar a desayunar. Si, desayuno japonés. No tengo fotos porque ya digo, estábamos dormidos. El desayuno era una sopa de marisco, un trozo de salmón, tortilla japonesa, una especie de salchicha, fruta cortada y yogur. Para mi consuelo tenían café, menos mal… Esto si que fue una inmersión cultural…..yo menos la sopa, que me pudo, lo probé todo. Y las niñas después del susto inicial, también desayunaron (he de reconocer que tenía plan B, habíamos comprado galletas y zumos, por si ni lo probaban, pero no hizo falta, poco a poco, desayunaron muy bien).

Hakone, es la ciudad/pueblo de los transportes. Desde Tokio es una excursión recomendada. Yo personalmente no perdería el tiempo en un barco en un lago, un teleférico que te sube para intentar ver el Monte Fuji, misión imposible, y dar un paseo por el campo. Es verdad que es bonito, pero Tokio tiene cosas más interesantes. Si te sobra el tiempo, es un buen día fuera de la ciudad.

Otro día seguimos con Tokio… Gracias por todo Cova!

11 comentarios en “Japon con niños

    1. Hola Ileana, las niñas tienen 5 y 7 años y lo disfrutaron in monton. Es un viaje muy facil para ellas porque hay un poco de todo y muy diferente. Animate que es un super viaje!!

    1. Hola Pepa, muchas gracias por el interes, te animo a que hagas el viaje, adolescentes todavia alucinaran mas, que hay barrios que parecen sacados de videojuegos, eso mis hijas no lo valoran… suerte y animate!!

  1. Hola! Me ha encantado el post …espero que salga el de Tokio pronto. Estamos barajando la posibilidad de ir en 2019 perp en semana Santa que dicen que es precioso con los almendros en flor. Las niñas también tendrían 5 y 7 años y creo que se lo pasarían genial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *