Regalos para hacer sonreir: flores

Vivimos con prisa, mucha. Tenemos demasiadas cosa que hacer… tantas.. Y normalmente somos más individualistas y egoístas de los que nos gustaría. Nuestra intención siempre es ser mejores: cuidar más a los que queremos, ser flexibles, sonreír primero.  Pero las intenciones son unas… y la realidad otra.

shutterstock_107715650

Atasco, recados pendientes, prisas, montones de cosas por hacer y falta de tiempo, sensación de agobio constante: no llego, así no se puede vivir… Y me incluyo. ¿De dónde saco yo el tiempo para cuidar a otros? Tengo a tantas amigas en mi lista de “me encantaría pasar más tiempo con ellas”. Por ellas y por mi.

Pero el día a día me come, literalmente. La rutina me hace entrar en una rueda en la que voy retrasando esos pequeños placeres de dedicar tiempo a gente a la que aprecio.

shutterstock_109553834

Ser positiva se contagia y creo que con eso basta. Qué poco cuesta a veces un gesto, una sonrisa, una llamada. Y qué bien te sientes después cuando sabes que has hecho sonreír a alguien, que has conseguido crear un “momento bonito”, y eso podemos hacerlo a diario, incluso en nuestra rutina diaria de prisas.

¿Hace cuánto no te regalan algo porque sí? ¿Hace cuánto que tú no regalas algo porque sí? Un libro bonito firmado, un detalle que ves en un escaparate y piensas “esto le pega tanto”… no es cuestión de dinero, es el detalle de decir “me acordé de ti” aunque sea con algo pequeño. En las redes sociales veo a gente inspiradora y generosa que sí lo hace. Y me hace pensar.

flores

Para ser generosa hace falta tiempo. Dedicarse a los demás supone un esfuerzo. Hay que proponérselo. Pero la recompensa mola. Y yo llevo tiempo dándole vueltas a esa idea. Si todos nos planteáramos en serio hacer un poco más feliz a la gente que nos rodea, la rueda haría que poco a poco esto llegara a mucha más gente… No contestar mal, aguantarse el mal genio y tener un detalle diario, el que sea.

Así que esta semana he elegido a una amiga a la que hace tiempo que no veo, pero a la que quiero muchísimo y le he comprado flores. Porque sí. Está viviendo un momento un poco “revuelto” en su vida y pensé que verlas le haría pensar en mi durante días y recordar que somos muchos los que la queremos.

flores-2

Las he comprado online en floraqueen y en unas horas las tenía. Ha sido tan fácil que he pensado que tengo que hacerlo más a menudo. Elegí este ramo de rosas y hortensias. Regalar flores produce un efecto positivo. Es llevar un poco de naturaleza a casa, una muestra de cariño hacia esa persona.

flores3

Me las mandé a mi casa porque quería llevárselas en persona. Así que me planté en su puerta, le di el ramo y pasamos la mañana juntas hablando. Los niños por ahí, correteando y ella y yo poniéndonos al día. Me volví a casa feliz y el ramo que le dejé le recordará durante un tiempo cuánto me importa.

flores4

En tus hijos, en tus vecinos, en tus compis de trabajo. Qué bonito sería que cada uno tuviéramos el objetivo de hacer sonreír a alguien porque sí de vez en cuando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *