Se acabó la Navidad 2017

He acostado a los niños, he cerrado la puerta del salón, he visto el árbol de Navidad y las luces recogidas… y me he puesto a llorar. Odio el 7 de enero. Me encanta la Navidad. Supongo que esto no es políticamente correcto porque la rutina es necesaria, ordena la vida, los niños tienen que ir al cole y bla bla… pero yo tengo una pena infinita. Del 23 de diciembre al 7 de enero soy más feliz: canto más, abrazo más, juego más y no tengo prisa.

Me encanta la Navidad sí.

 

Las desayunos en familia en pijama, sin prisa. Los Villancicos de fondo. Y oír a Bárbara con una pandereta cantando feliz: Avidad, Avidad… Hey”.

La nochevieja con los primos y descubrir a  las 11. 20 de la noche que se nos han olvidado las uvas. Y que los niños salgan con cestas y pidan uvas por el vecindario y consigan uvas para todos. Y éramos 17!

Las tardes de planes, de saltar en hinchables, ver a los reyes, merendar chocolate con churros y reírnos juntos sin pensar “en todo lo que tengo que hacer”.

Montarnos en el coche y recorrer Madrid para ver las luces cantando y escuchando villancicos a todo volumen.

La actuación de los primos y el Burrito Sabaranero: dale a 5 niños pequeños unas panderetas y déjales hacer… el resultado es tan incoherente y tierno como divertido. No sé la de veces que he visto ya ese video.

Llevar cestas de Navidad a las familias que no tienen tanta suerte. Y ver que los niños vuelven a casa más pensativos y callados que nunca.

Visitar un Belén y pedirle a Jesús “por personas cercanas que esta Navidad no lo han pasado bien”.

Las comidas en familia, esquiar con los primos, la guerra de bolas de nieve, con trincheras incluidas.

Y que termine la Cabalgata de Reyes y que tu hija te diga medio llorando que está triste porque con tanto paraguas no ha visto a su rey, Melchor. Y decidir probar suerte. Y echar a andar hasta la cabecera de la Cabalgata y alcanzar a Melchor. Y subirme en una valla y llamar por Facetime para que mi hija le viera. Y Melchor que vio el teléfono y supongo que pensó que mi hija estaba en otro continente, le mandó un saludo a la “madrezumbadasubidaenlavalla”.

El brillo de sus ojos cuando me despiertan el 6 de enero gritando: “mamaaaaaa los Reyes Magos han estado en el salón y nos han dejado una foto! ”

No olvidaré mientras viva esas caritas y esos nervios con la foto en la mano. Y a mi hija que me dice: “claro, como me vio por el teléfono, nos ha dejado la foto porque ya nos conoce” . La Magia es eso.

Son días únicos y yo adoro la Navidad, sí. La disfruto a tope. Vivo cada día con una sensación de tranquilidad y alegría que no tengo el resto del año. Y tengo creo que ha pasado muy rápido. ¿A vosotros os pasa?

A partir de hoy empiezan las prisas, los agobios y la lista de “cosas pendientes” que dejé apartada el día 23.

Creo que mi propósito para este 2018 va a ser precisamente este: intentar jugar y disfrutar con más calma los 12 meses del año. Dejar de vivir corriendo y pensando: no llego a todo. Y pasar más mañanas en pijama sin mirar el reloj y días de planes bonitos centrada en ellos y en disfrutar. ¿Lo conseguiré?

Este año he compartido todos esos momentos en Instagram stories! Gracias a todos por acomparme también allí.

HOY SÍ, EMPIEZA DE VERDAD EL AÑO.  !A POR ÉL!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *