Verdades de viajar con niños

Qué bonito es viajar con niños verdad? Idíllico. Maravilloso. El mejor plan. Y en redes sociales se crean muchas necesidades: Los niños están limpios, no gritan, no lloran… fotos perfectas. No se ven colas a 30 grados ni museos abarrotados. Todo el mundo busca el rincón “sin gente” para hacer la foto y mostrar al niño sonriente. Pero, ¿cuántas cosas no se cuentan de la verdad de los viajes? Hoy desmitificamos un poco este mundo.

1. EL NIÑO QUE SONRÍE EN LA FOTO PUDO ESTAR UN MINUTO ANTES LLORANDO O QUEJÁNDOSE. La situación es la siguiente: Has volado 4 horas para llegar a ese pueblo o paisaje precioso. Y allí está: idílico. Pero tus hijos están torcidos, no hay motivo, pero pasa. Han discutido entre ellos porque uno tenía más jamón que otro en el bocadillo o algún tema trascendental de este tipo. A ellos el paisaje les da igual. El bocadillo, es lo importante. Se quejan, se pelean… y allí estás tú, cámara en mano, esperando que resuelvan su conflicto, desesperada: “venga chicos, mirar donde estamos, sonreímos y hacemos una foto?” … Verdad, verdadera. Eso sí, a veces la foto amortigua el mal rato y oye… sonreir hace que después estén contentos. ¿Por qué no sonreiremos más como terapia?

2.DA IGUAL LOS RESTAURANTES IDEALES Y MONÍSIMOS QUE LLEVES APUNTADOS PARA VISITAR, TERMINARÁS METIENDOTE EN EL PRIMERO QUE PILLES CUANDO LOS NIÑOS TENGAN HAMBRE. Otra realidad contra la que ya no lucho. Al principio me pasaba el día haciendo listas de restaurantes super “pinterest” a los que quería ir, pero cuando descubría que tenía que coger un metro y viajar 8 paradas con niños hambrientos, terminaba comiendo en la primera terraza mona de esa calle. Así que ahora ya me he relajado e improviso feliz. El hambre decide donde comemos.

3.AUNQUE LLEVES LA MALETA LLENA DE JUGUETES Y ROPA PARA TODAS LAS CIRCUNSTANCIAS, SIEMPRE TE FALTARÁ ALGO. Cuando se viaja en familia hay que ser práctico. No tiene sentido llenar la maleta de cosas que hace dos años no utilizamos “por si acaso”. La realidad es que lleves lo que lleves siempre te faltará algo. Me pasa en todos los viajes. ¿A ti no? Este año en Holanda nos sorprendieron dos días de frío frío y tuve que comprarle a Bárbara unos leotardos y una chaqueta.  Siempre intento meter lo necesario, llevar cosas combinables y polivalentes y lo que necesito en destino, lo compro. Que no estamos en el Delta del Okavango ¿no? Hay supermercados y tiendas baratas, pues eso. A disfrutar de lo importante: estamos juntos y de vacaciones.

4. EN LOS VIAJES LOS NIÑOS SE ENSUCIAN MUCHO MÁS QUE EN CASA. No me preguntéis por qué, pero a mi me pasa. Que se comen un helado y la mitad se les cae encima, que ven un parque preciso y se tiran en el cesped, que ven una valla y se suben… en vacaciones estamos un poco asalvajados y eso es lo que mola. Yo les dejo. Los niños se ensucian mucho más. Y no me importa. Yo en los viajes pongo lavadoras, señoras y señores. Seré rara pero lo hago. Cuánto cuesta darle a un botón y lavar la ropa? Mis hijos disfrutan, se ensucian, la ropa se lava… y todos felices.

5.PUEDES PASAR DE ESTAR FELIZ A ESTAR DESESPERADA EN CUESTIÓN DE SEGUNDOS. Pasar las 24 horas con los niños es precioso y yo no lo cambio por nada, pero no nos engañemos. A veces los niños agotan la paciencia del más santo. Te despiertas feliz de vacaciones, miras por la ventana, tus vistas son ideales… y te crees la persona más afortunada de la tierra. Unos minutos después se han despertado los niños. Han tirado la leche al suelo, no quieren esa comida, se han peleado, no se quieren vestir… Respira hondo y disfruta. Los días de vacaciones con los niños son regalos que dentro de unos años echaremos de menos.

 

6. VIAJAR HACE FAMILIA. Pero la verdad más verdad de todas es que a pesar de todos esos pequeños problemillas, para mi viajar en familia es una sensación maravillosa. Desconectamos y aprendemos juntos, nos reimos, nos ayudamos… nada es perfecto y en todos los viajes hay alguna tensión y algún día menos bueno.No hay viajes perfectos ni vidas perfectas. Los niños son niños y se cansan y a veces no controlan sus emociones. Yo siempre vuelvo feliz de cada viaje, deseando preparar el siguiente. ¿Por algo será?

 

 

6 comentarios en “Verdades de viajar con niños

  1. Me he sentido muy identificada con lo que cuentas desde la primera palabra a la última!! Viajar con ellos es agotador y apasionante a partes iguales!! Un besazo!

    1. Estoy de acuerdo! Es agotador y apasionante. La experiencia que vives viajando en familia, y la cantidad de recuerdos maravillosos que generas hacen que aunque vuelvas a veces casi más cansada quieras repetir todos los años!

  2. Lo comparto todo!!! A veces desesperada, casi siempre ilusionada, unas veces feliz …otras triste!!! Pero no cambio estas experiencias!!! Con 3 niños y siendo peques es difícil que no haya todo lo que tu dices y me alegra saber que a otros también les pasa!!! De viaje en viaje, y siempre feliz!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *