Viajar es no tener miedo. No tener miedo, se contagia.

Trabajo en un programa de televisión en el que conozco a diario a gente madrileña que un día por una u otra razón hizo la maleta y empezó una nueva vida en otra parte del mundo. Salir, reinventarse, empezar de 0… Esta semana una de ellas decidió cruzar el charco después de un complicado momento personal. Cuando le preguntamos por el cambio, respondió con una sonrisa: «soy una persona optimista, y soy así por mis padres. Ellos siempre han sido alegres… siempre han visto la botella medio llena. Y mis hermanos y yo hemos heredado su actitud ante la vida. Lo que ves, lo absorbes»

shutterstock_61943059

Me quedé pensando unos minutos en sus palabaras. Tan real. A menudo no nos damos cuenta pero lo que somos lo proyectamos en nuestros hijos. Ellos ven nuestros miedos, nuestra forma de enfrentarnos a los problemas… ellos absorben nuestra energía… si es buena, la buena… si es mala, la mala.

Viajar en familia es no tener miedo. Si tú no tienes miedo, le estás enseñando a tus hijos a no tenerlo.

shutterstock_56550580

Si te quedas en casa preguntándote qué pasara si te montas en un avión con el niño, si llorará, si aguantará, si en el destino le gustará la comida… si buscas excusas nunca lo harás. Y si nunca lo haces, esa es la lección que transmites. Que no puedes hacerlo.

El mundo puede ser grande o pequeño, tú elijes. Y tus hijos lo verán como tú se lo enseñes. Salir, disfrutar, compartir, viajar… es un privilegio y una oportunidad pero claro para hacerlo, hay que …querer hacerlo.

shutterstock_55706629

En los viajes hay problemas, por supuesto. Yo nunca os los cuento, pero a mi también me pasan ¿qué creeis? No estoy blindada.

Este año en el Loira se nos reventó una rueda en medio de la nada. Y en ese mismo viaje el niño una noche se puso enfermísimo y tuvimos que conducir 150 km hasta que llegar a un hospital que nos atendió. En México a mi hija se le rompió un diente, ¿no le puede pasar en Aluche?

shutterstock_44535139

Claro que me pasan cosas… en todos los viajes tengo “problemillas”. Pero no pienso en ellos. Ni me lamento. Soluciono y punto. A seguir. Porque me niego a que esas cosas ajenas a mi me amarguen unos días de felicidad con los niños.

Y no creáis que no hablo de ellos porque quiero aparentar que todo me sale bien. Para nada. Yo, como tú y como todo quisqui, tengo mis problemas diarios. En mi casa y de viaje. Y el que diga que no, miente.

Pero me niego a darles importancia. Y cuando vuelvo me quedo siempre con lo bueno. Y mi trabajo y mi meta en mamasviajeras es contagiaros de ilusión, de energía de la buena…

mamas viajeras viajar ninos

Decirte: venga, hazlo. Vívelo y disfruta. Y que esa sensación de buen rollo, de “yo puedo” sea la que proyectéis en vuestros hijos.

Ellos son esponjas, no lo olvides. Viajar les hace un poco más libres.

9 comentarios en “Viajar es no tener miedo. No tener miedo, se contagia.

  1. Estábamos dudando si ir o no en noviembre a Kuwait a visitar a mis cuñados, por el tema del avión, miedo a si pasa algo y tenemos que acudir al médico… Pero me habéis convencido, mi niña tiene 19 meses no tiene por qué cortarnos las alas a la hora de viajar, al revés, le vamos a dar alas a ella!

    1. Natalia!! Tu comentario me ha alegrado el día! Solo por saber que gracias a este post te vas a animar ya ha merecido la pena escribirlo. Disfrutalo mucho! Kuwait, guau! A tus cuñados les va a hacer muchísima ilusión la visita. Disfruta de estos días en familia. Besos

    1. Gracias Marta!! Para mi es un subidón leerte a ti… no dejes de hacerlo. No sabes cuánto me ayuda saber que hay alguien al otro lado y que mi energía llega!! Un beso enorme!

  2. El optimismo es algo fundamental para vivir la vida lo mejor posible. Enseñar eso a tu hijo es la mejor educación posible. Yo también puedo!

    1. Claro que puedes!! No tengo ninguna duda… por eso a veces me permito la «confianza» de empujarte… con otras no lo intentaría… Eres una madre maravillosa!!

  3. Yo siempre he sido así, como describes en el artículo…y si me freno un poco es porque a mi marido le cuesta más…(aún así me freno poquito…jeje) y la verdad es que cada día que pasa tengo más claro lo que quiero transmitir a mis hijos…quiero que ellos lleguen a donde yo no sea capaz (y no me refiero a una ubicación geográfica) y que las alas al menos no se las corte yo…por eso trato de transmitirles y darles las herramientas necesarias para que no tengan miedo a alcanzar la meta que quieran…sabiendo donde están las fronteras del mundo…no las de España….nosotros también hemos tenido pequeños percances de esos que comentas en el artículo pero siempre sucede que pasado el momento…solo quedan bueno recuerdos…toda mi ambición es lograr que ellos también lo vean así!

    1. Me encanta lo que cuentas Elena porque suscribo al 100% todo. Claro que hay imprevistos y momentos más complicados cuando viajas pero lo bueno de salir y vivir intensamente sensaciones nuevas con los pequeños es que todo eso lo están aprendiendo y formará parte de su carácter mañana. Es nuestro legado… el mejor que podemos darles. Que sepan que son capaces de lo que quieran. Muchas gracias por escribir y por ser así. Un saludo mamaviajera!!!!

  4. Nosotros nos liamos la manta a la cabeza el pasado verano y nis fuimos con dos niños de 5 y un año y medio por tres semanas a un pueblecito de irlanda.lis niños fueron a un campamento de dia y una guarde respectivamente…nada podrá producirme màs ilusión que el último día en el que mi hijo acabó dando clases de español a todos los irlandeses del campamento,solo por eso el viaje mereció la pena…y suele ser mucho «peor» en la imaginación qur el la realidad.la gente nos mira de una manera entre locos (antes de urnos) y heroes.(a la vuelta)…..ni una cosa ni la otra!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *