COMPROMISO

 

Hola a tod@s,

 

Hoy quería hablaros del compromiso.

 

¿Qué es el compromiso?

 

Todos estamos comprometidos con algo, tiene que ver con nuestra intención, con nuestra prioridad, con esto que llevamos a cabo por encima de aquello.

 

¿Cuándo sabemos que estamos comprometidos con algo?

 

Tiene que ver con lo que elegimos.

Qué elegimos hacer y por encima de qué otro. Cuando nos comprometemos con algo empezamos a llevar a cabo una serie de actos que están alineados con aquello que hemos convertido en nuestra prioridad. Muchas veces de manera consciente y otras de manera inconsciente.

En la vida estamos eligiendo continuamente, estamos priorizando, elijo hacer esto que me importa más/ con lo que estoy más comprometido y dejo aquello en un segundo puesto que me importa un poco menos/ con lo que estoy menos comprometido.

Estas prioridades o compromisos cambian continuamente, están relacionados con aquello que queremos o estamos necesitando, y hay que entender que las necesidades van cambiando a lo largo de la vida.

 

 

Por ejemplo:

 

“Soy madre/padre de familia y llego todos los días a las 21h a casa. A pesar de repatearme no poder decirle buenas noches a mis hijos y que mi cónyuge me llame la atención al respecto, sigo sin llegar antes a casa.”

 

Aquí está eligiendo trabajar por encima de decirle buenas noches a sus hijos. Su prioridad es terminar el trabajo de cada día, ahí está su compromiso. Al margen de esto, están todos los recursos lingüísticos o historias que utiliza para darle sentido a su elección y a su vida.

Cuando su cónyuge le llama la atención: si siente que lo que hace está mal los recursos tendrán forma de excusa, si siente que lo que hace esta bien, los recursos tendrán forma de queja/reclamo.

 

 

¿Qué pasa cuando los actos dicen una cosa pero las palabras dicen otra?

 

Hay algo muy verdadero, y es que esencialmente siempre hacemos aquello que necesitamos y aquello que esta alineado con lo que queremos/ nuestras prioridades, pero eso no significa que nos parezca bien todo aquello que queremos/ nuestras prioridades o aquello que estamos necesitando.

El mayor síntoma es LA EXCUSA que he expuesto en el ejemplo anterior. Las excusas son el recurso lingüístico que utilizamos para darle sentido a aquello que hacemos y juzgamos como malo. Aquí hay un problema de aceptación de nuestros actos y mas allá de ellos, de lo que ellos dicen de nuestra persona, de nuestro ser…

 

Que pasa cuando tu compromiso pasa a ser obligación?

 

Hay una distinción muy interesante:

Compromiso vs. Obligación, ¿cuál es la diferencia?

Con el compromiso tú QUIERES hacer, por ti, mientras que con la obligación tú TIENES que hacer, por los demás.

Cuando dejas de hacer algo por ti y empiezas a hacerlo por los demás, transformas un compromiso en una obligación. Aquí subyace una creencia muy típica de las obligaciones:

 

“Ya no puedo decir que no porque en su día dije que si”.

 

Y yo pregunto: ¿Se pueden revocar las promesas?

Os dejo aquí esta reflexión para que me digáis lo que pensáis al respecto en los comentarios.

 

En definitiva, como aquel famoso dicho:

“Actions speak louder than words” – “Los actos hablan más alto que las palabras”

 

Muchas veces no hace falta prestarle tanta atención a lo que se dice, si no a lo que se hace. Las palabras sólo sirven para dar sentido a aquello que haces, que está directamente alineado con aquello que quieres o que necesitas.

 

 

Os mando mucho amor,

Claudia

 

 

Artículos relacionados

3 comentarios en “COMPROMISO

  1. Yo creo que nos pasamos la vida revocando promesas ,por que la vida nos va cambiando y vamos cambiando de opinión o madurando.Lo importante es no perder valores ,así creceremos siempre como personas.

  2. Hola, nunca he hecho ningún comentario pero por primera vez he pensado que merecía y que merecías la pena. Has sido todo un descubrimiento y he de decirte que no sólo me gustan tus reflexiones sino que además me hacen mucho bien, gracias.

  3. Hola. Me gustan tus reflexiones pero creo que el ejemplo de la madre que llega tarde a casa no es acertado. Hay obligaciones que no son voluntarias y bastante complicado lo tienen las mujeres trabajadoras.
    Me gustaría que no fueras tan dura en tu reflexión. Igual esa madre puede madrugar y llevarles al colegio a sus hijos. Cosa que muchas no podemos.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *