Una boda de color rosa

Tenía ganas infinitas de publicar estas fotos. Y no solo porque esta boda de color rosa me vuelve loca, sino porque las fotos, los detalles de novia y su vestido son una auténtica maravilla.

El rosa es uno de esos colores atemporales que no se pasan jamás de moda entre novias e invitadas. Un color etéreo, dulce y agradable que nos traslada a una escena romántica solo con mirarlo.

Tenía ganas, muchísimas, de realizar una producción que representase una boda de color rosa y, por supuesto, de publicarla para que os pudierais deleitar conmigo. Y así, Flamintgo y yo, comenzamos a recopilar elementos con significado que llenasen la estancia de feminidad, tanto como de sensualidad.

Confiamos el diseño del ramo a María Salazar, quien siempre entiende a la perfección cualquier propuesta que le planteemos. Como no podía ser de otra manera, el bouquet incluía rosas color rosa de pitimí.

Y como la morganita es una de mis piedras favoritas, tenía que formar parte de la sesión sí o sí. El conjunto de la Joyería Suárez era una auténtica preciosidad que destacaba entre sus mechones de pelo castaño oscuro.

¿Las invitaciones? Dudamos con una papelería de rayas, pero al final nos decantamos por unas divertidas con flamingos en rosa y fondo blanco de InvitArte Invitaciones.

Labios Bonbon 210 y esmalte de uñas Rose Petal 215 de Dolce&Gabana, además de Narciso Rodriguez for her eau de parfum con olor a rosas afrutadas en su tamaño más delicado de 50ml.

La suite de las novias de Finca Aldeallana era perfecta para la sesión. Quizás por cómo el sol se cuela a través de las ventanas. Quizás por esas vigas de madera blanca que envuelven la habitación y la llenan de luz. Quizás por esa música del campo que sí se oye en las fotos de Ana Abril Fotografía.

Buscamos un vestido 100% blanco cargado de detalles en el que solo algunos fueran en rosa, en terciopelo rosa. No pudimos resistir la tentación cuando vimos esta preciosidad, que encaja 100% con la idea que teníamos en mente, firmada por Teresa Baena.

Como toque final, un maquillaje ultra natural -llevado al extremo- y un recogido de estilo bailarina rematado con los originales prendedores de Mimoki y elaborado con sumo cuidado por Álvaro Talayero.

Nuestra modelo, Goreti Valiña Vázquez interpretó a la perfección el papel de mujer Narciso Rodriguez que teníamos en mente. Una encarnación de la sensualidad latina y la elegancia neoryorquina que definen todos los perfumes de for her. Un toque delicado y afrutado que yo misma escogí para el día de mi boda.

A nuestra novia solo le falta calzarse sus salones de terciopelo de Doriani y divertirse. Desmelenarse, reírse, sentirse libre. Dejarse llevar y vivir su propio carpe diem.

Un besote enorme, Ana.

Related posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *