Envenénate

Envenénate-7667-entutiendamecole

Tengo que confesar que no puedo ni ver a las serpientes. Tan largas, con esa lenguecilla partida por la mitad… Me pongo mala sólo de pensarlo. Pero eso sí, llevar escamas imitando su piel en mis zapatos o mi bolso no sé porqué pero no me molesta tanto. Es más, me chifla y me parece […]