Castilla Termal Brihuega, un oasis de lujo y bienestar en La Alcarria

Bajo los muros de la antigua Real Fábrica de Paños, Castilla Termal Brihuega se ha convertido en el nuevo paraíso de la "Provenza Española"

Castilla Termal

Bajo los muros de la antigua Real Fábrica de Paños del siglo XVIII y a menos de una hora de Madrid, Castilla Termal ha abierto el primer hotel wellness de cinco estrellas de la provincia de Guadalajara en el histórico pueblo de Brihuega. Entre campos de lavanda y un patrimonio histórico de categoría, este pueblo atravesado por el río Tajuña es una de las joyas de La Alcarria, un rincón castellanomanchego innecesariamente conocido como ‘La Provenza Española’. Decimos innecesario porque sus atributos, más que suficientes, no merecen ser comparados con ningún otro lugar. Mágicas callejuelas en las que perderse, numerosas iglesias de diversos estilos y épocas, un fortín palaciego erigido por un rey árabe y una exquisita gastronomía local hacen de este destino una auténtica delicia para sus visitantes.

Claro está que la localización de Castilla Termal Brihuega es uno de sus principales atractivos y reclamos sin embargo, no es ni mucho menos el único . Tras los muros de su edificio, considerado como uno de los ejemplos mas importantes de la arquitectura industrial española del siglo XVIII,  el diseño, la modernidad y la tradición dialogan en consonancia bajo la estricta pero bella directriz del lujo. ¿El resultado? Un excelente proyecto de interiorismo y recuperación histórica que deleitará a los amantes de la decoración, el diseño, la arquitectura y en definitiva, de la belleza en sí.

Ahora bien, si algo ha definido (y diferenciado) a todos los hoteles de Castilla Termal en sus dos décadas de recorrido es, sin lugar a dudas, la calma, la relajación y la desconexión que ofrecen a todo aquel que decide visitarlos. Por lo tanto, si hablamos de atributos, junto al poder y las propiedades de sus aguas y la historia de sus edificios,el alcance de un absoluto bienestar sería su máximo reclamo.

Al igual que el reconocido Castilla Termal Monasterio de Valbuena, el hotel de Brihuega abrió sus puertas el pasado mes de septiembre definiéndose como un hotel wellness de cinco estrellas que, tal y como te demostraremos, son más que merecidas. ¡Descúbrelo!

Ver todas las fotos
  • 1 de 10

    Una escapada express

    No hay mejor regalo para este San Valentín que una escapada romántica. En concreto, en Castilla Termal Brihuega, un pequeño oasis a 1h de Madrid para disfrutar de unos días de desconexión junto a tu pareja. El escenario perfecto para desconectar y dejar prender la llama.

  • 2 de 10

    Paraíso 'Wellness'

    La calma, la paz, el relax y la desconexión absoluta se dan cita en otro de los principales atractivos de Castilla Termal Brihuega: su área Wellness. Para aquellos que no conozcan Castilla Termal, uno de sus requisitos indispensables a la hora de escoger las localizaciones de sus hoteles es que  deben ser zonas con aguas termales. La Real Fábrica de Paños posee un subsuelo rico en  galerías subterráneas y manantiales cuyas aguas dan vida al espacio Wellness del hotel: piscina termal, jacuzzi, piscina exterior infinita y 11 cabinas de tratamientos  y programas de bienestar.

     

  • 3 de 10

    Diseño y arquitectura

    Más allá del encanto de la propia arquitectura circular del edificio, en Castilla Termal Brihuega se ha llevado a cabo un trabajo magistral de rehabilitación y de recuperación histórica para lograr una estética y un diseño a los que no les falta NADA. La luz, la madera y la piedra protagonizan espacios acogedores y confortables, de los que invitan al descanso, la desconexión y el bienestar absoluto. 

  • 4 de 10

    Gastronomía de 'km 0'

    Apostando por una cocina de cercanía, en la carta de ‘La Redonda’ converge la esencia de la gastronomía tradicional castellanomanchega con la cocina y las técnicas de vanguardia. ¿El resultado? Un perfecto equilibrio entre tradición y modernidad materializado en platos con ingredientes de km 0 y de temporada.Entre sus elaboraciones con «toque manchego», imperdible su brioche de rabo de toro, su mousse de patatas revolconas o el carpaccio de manitas de cerdo.

  • 5 de 10

    Más que habitaciones

    A lo largo de su planta circular se distribuyen sus 78 habitaciones, diferenciadas por tipologías para todos los gustos u ocasiones: 21 superiores, 19 Deluxe, 37 Junior Suites y una suite principal.Los grandes ventanales con vistas al pueblo o al valle que lo rodea son, personalmente, la característica más llamativa de cada una de estas estancias. Además, conservan las paredes de piedra original, proporcionando un toque cálido y un encanto que invitan a viajar y perder la noción del tiempo.

  • 6 de 10

    DESAYUNO, así, en mayúsculas

    Cada mañana, bañados por la luz que entra por su imponente cúpula de cristal, en el espacio de ‘La Redonda’ se ofrece uno de los buffet de desayuno más completos que hayas podido ver.Priorizando de nuevo los productos locales y aclarando su procedencia con etiquetas, el desayuno de Castilla Termal Brihuega ofrece desde embutidos de la zona hasta fruta o pan traído cada mañana del obrador del pueblo. Creerás que sigues soñando…

  • 7 de 10

    Jardines con historia

    Con plazas circulares y fuentes de piedra de las que parten caminos rectos, la reminiscencia árabe está presente en los jardines de Castilla Termal Brihuega. El culto por el agua, como uno de los rasgos más característicos de los patios de estilo árabe, se manifiesta en las fuentes y acequias que visten y dan sonido a cada uno de los rincones de estos jardines. Por otra parte, el estilo versallesco se manifiesta en su carácter geométrico y simétrico tan propio de la época barroca francesa. Fuentes de piedra, caminos en los que perderse y arcos formados por cipreses italianos que limitan el jardín hacia el barranco del río Tajuña como si de una obra arquitectónica se tratase… ¡Una completa maravilla para sentidos!.

  • 8 de 10

  • 9 de 10

  • 10 de 10