El corazón de Clayspray

¿Quién está detrás?

por Beatriz Rodríguez-Gimeno

La fascinación de los fundadores de Clayspray por la arcilla está estrechamente unida a la inquietud investigadora de Marian, arqueóloga de profesión, lo que le ha llevado a conocer en profundidad esta materia tan apreciada en todas las culturas del mundo.

La arcilla está íntimamente ligada al proceso de excavación de un yacimiento, en el que el arqueólogo extrae con paciencia y capa a capa desde los estratos más modernos de ocupación humana, a los más antiguos, donde encuentra un nivel, una tierra virgen con la que el ser humano jamás ha tenido contacto alguno, un depósito arcilloso puro que no ha sufrido ninguna alteración desde su formación geológica hace millones de años hasta la actualidad.

Este contacto con las arcillas puras durante tantos años fue cautivando a Marian de tal manera que desde entonces no ha podido dejar de investigar sobre ellas, trasladando esta pasión a Juan Luis, su marido. Una pasión que les atrapa y que se convierte en el sueño Clayspray.

Y para que los sueños se cumplan hay que ponerse retos. El suyo comenzó cuando Juan Luis decide mezclar arcilla con agua mineral natural pura con el ánimo de conseguir una arcilla lista para su uso y en formato spray garantizando así su pureza y propiedades.

Al principio contactaron con varios profesionales del sector pero todos les cerraban la puerta argumentando que conseguir lo que ellos proponían era imposible. Pero ellos creían en su sueño y siguieron luchando y trabajando para dar con arcilla con propiedades cosméticas y terapéuticas únicas. Un claro ejemplo de que con fe y perseverancia los sueños se hacen realidad.

Share
Tweet
Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *