Todo lo que tienes que saber sobre la alergia primaveral

Porque sí, ya estamos en esa época del año...

Aunque la llegada de la primavera es una alegría para la gran mayoría (mejor tiempo, más planes al aire libre, más luz…) hay algo de ella que no nos gusta nada. Y es que, como todo en esta vida, todo tiene sus pros y sus contras. Esto último, en esta época del año, es la alergia primaveral. Las flores convierten las calles en un jardín pero también nos hacen sacar mucho más los pañuelos. ¡El temido polen ya está aquí! ¿Eres de las que lo sufre? Los especialistas del equipo médico de mediQuo, el chat médico 24/7 que ya utilizan miles de españoles, nos explican cuáles son sus síntomas y nos dan los mejores consejos para combatirlas. Toma nota para que este año, lleves la alergia un poquito mejor (o, si nunca la has tenido y crees que puedes padecerla, la descubras por sus características).

Síntomas de la alergia primaveral

Los síntomas pueden ser muy diversos, pero los más frecuentes son los siguientes:

  • Conjuntivitis con escozor y lagrimeo, pero sin legaña.
  • Picor en la nariz, garganta y paladar.
  • Congestión nasal con estornudos y secreción líquida.
  • En casos más graves, podemos encontrar síntomas de asma con dificultad para respirar, tos y sibilancias. Síntomas de la alergia primaveral

    Cómo combatirla

La principal medida para combatir una alergia es intentar evitar la exposición al alérgeno que la está causando. Para ello, algunas de las mejores recomendaciones según la especialista en medicina general de mediQuo son:

Remedios para combatir la alergia primaveral

  • Intentar proteger el ambiente de casa de la contaminación del polen. Para ello, lo mejor es tratar de tener las ventanas y puertas de casa siempre bien cerradas.
  •  Las horas de mayor concentración de polen son a primera hora de la mañana (entre las 6 y las 10h.) y las últimas de la tarde (entre las 19 y las 22h.). Lo más conveniente es evitar permanecer en la calle durante esas horas en periodos de tiempo prolongados.
  • A ser posible, secar la ropa en el interior de la vivienda, para evitar que el polen se impregne en ella.
  • Si se utiliza coche, llevar las ventanillas cerradas y mantener limpios los filtros del aire.
  • Utilizar gafas cuando se salga de casa.

    Para las alergias más fuertes, ¡apunta!

  • Antihistamínicos. Consulta a tu farmacéutico por ellos. Son los más habituales para tratar los síntomas de la alergia. Actúan mediante el bloqueo de la histamina y, en la actualidad, no producen la somnolencia y efectos indeseables que producían los de primera generación.
  • Inmunoterapia (o vacuna de la alergia). Siempre ha de ser pautada por un alergólogo y consiste en sensibilizar al paciente mediante la administración del alérgeno que produce los síntomas. En ocasiones incluso se consigue que la alergia desaparezca.
  • Para la congestión nasal están recomendados los lavados con suero fisiológico o salino, pero “no el uso de descongestionantes nasales, ya que crean tolerancia y pueden empeorar la sintomatología a largo plazo”, advierte la Dra. Cibrián de mediQuo.
  • Más allá de estas indicaciones, mantener bien hidratada la garganta, tomar miel o hacer lavados oculares con manzanilla pueden aliviar los síntomas, aunque no está demostrado que ningún remedio casero sea eficaz para tratar la alergia primaveral.
Pastillas para la alergia primaveral

Ahora que sabes todo esto, es el momento de poner en práctica todo lo aprendido y plantarle cara a la incómoda alergia primaveral.