¿El cambio de hora te está afectando?

Si notas que duermes peor y estás más cansada, ¡tienes que hacer esto!

Los cambios siempre nos alteran. Ejemplo de ello son las transiciones de estación, especialmente cuando pasamos del verano al otoño ya que tenemos menos horas de luz y también sufrimos el famoso cambio de hora. Esta situación hace que nuestras rutinas diarias se vean alteradas, al igual que los niveles de hormonas relacionadas con los ciclos de sueños como la melatonina y la serotonina, pudiendo ocasionar trastornos en el sueño, cansancio y dificultad para levantarse. Seguro que en estos días lo has notado y, si no le pones remedio, lo seguirás notando durante las próximas semanas. ¿Qué hacer para evitarlo? Desde Meladispert nos dan las claves:

10 consejos para afrontar el cambio de hora y dormir mejor

1. Cuida la higiene nocturna: duerme en un lugar fresco, limpio y oscuro, sin aparatos tecnológicos cerca.
2. Genera una rutina: lávate los dientes y la cara, ponte el pijama, lee, etc. Sigue siempre los mismos pasos y a la misma hora, para que tu cuerpo se acostumbre.
3. Evita las siestas: el cuerpo es muy sensible a los ciclos de sueño, y si te acostumbras a dormir la siesta, por la noche no querrás acostarte tan pronto.
4. Pon el despertador: aunque esa noche te hayas dormido tarde, no retrases el despertador, porque lo único que harás será cambiar tus horas de sueño.
5. Evita alcohol, café y alimentos copiosos: estos productos ayudan a estimularte y te será más difícil conciliar el sueño.
6. Cena al menos 2 horas antes de irte a dormir: así cuando te vayas a la cama ya
habrás hecho la digestión.
7. Haz deporte: si después de cansar la mente después de una jornada laboral también cansas el cuerpo, el descanso será más placentero.
8. Deja la mente en blanco: si no consigues dormir, intenta hacer otra cosa y no pensar en ello. De lo contrario, incrementará aún más la sensación de ansiedad.
9. Toma infusiones: de plantas relajantes.
10. Toma Melatonina: para ayudar a regular tu ritmo circadiano.

Insomnio por cambio de hora
Seguir unas rutinas te ayudará a superar mejor los cambios

¿Qué es la melatonina?

La melatonina es una hormona producida en el cerebro, cuya síntesis y liberación se estimula por la oscuridad (suprimida por la luz natural o artificial) que contribuye a la reducción del tiempo necesario para conciliar el sueño. Cuando llega la noche y el ojo deja de captar la luz, la retina manda estímulos al cerebro, iniciando la liberación gradual de esta hormona que se ha sintetizado previamente. Está involucrada en el ritmo biológico que controla los ciclos sueño-vigilia, las fases y la calidad del sueño, la recuperación corporal durante la noche y la adaptación al clima y a las diferentes estaciones del año.

¿Qué hacer cuando, aún teniendo unas condiciones óptimas, no consigues pegar ojo?

Puede que sigas los consejos a rajatabla, que no te eches la siesta, que evites el alcohol o que incluso estés extremadamente cansada o relajada, pero aún así no consigas conciliar el sueño o no duermas bien. Si has llegado a este punto, puede ser que la cantidad de melatonina que segrega tu cuerpo no sea la suficiente. Para ello, la mejor opción es tomar un complemento de melatonina como, por ejemplo, Meladispert, que está recomendado para el insomnio por causas no emocionales, para dormir en el momento deseado y con acción prolongada. Con una pastilla al día 30 minutos antes de acostarse será suficiente (hay distintas opciones según cada necesidad y puedes conseguirlas en farmacias y parafarmacias).

Un complemento de melatonina, como Meladispert, te ayudará a conciliar el sueño