SMILE

 photo 0_zpscbbhybl7.jpg

Los que me seguís a través de las redes sociales ya sabéis que hace unos meses que empecé mi tratamiento de ortodoncia invisible en la Clínica Peydro y hoy me gustaría contaros algunos detalles más y el porqué de esta decisión.

Quien siga el blog desde el principio (que, para mí alegría, sé que es bastante gente) se acordará de que hace bastantes años, concretamente el año en el que estuve trabajando en mi proyecto final de carrera, llevé una primera ortodoncia con brakets. No es que terminara descontenta con ella porque, de hecho, alineó completamente mi dentadura y mejoró mucho mi sonrisa pero, sin embargo, el cambio no fue tanto como el que yo esperaba. Siempre he pensado que se me veía mucho la encía superior al sonreír a tope (de hecho, seguramente no hayáis visto ninguna foto mía riendo así ya que no me gusta nada verme) y me hubiera gustado que mi primera ortodoncia (y gingivectomía posterior) además de conseguir un buen alineamiento, hubiera corregido también este problema que, técnicamente, se denomina sonrisa gingival. El caso es que no fue así y, si os digo la verdad, yo ya daba el caso por perdido. Un buen día, por estos extraños derroteros del blog, conocí al equipo de la clínica Peydro y me animé a hacerles una visita. Y yo que pensaba me iban a decir que poco podían hacer conmigo, salí de allí supercontenta e ilusionada al ver ejemplos de casos clínicos muy muy parecidos al mío con resultados exactamente como los que yo estaba buscando. ¡Y yo que había perdido la esperanza! Lo que me acabó de convencer fue el saber que era posible corregir mi problema usando ortodoncia invisible de tal forma que, esta vez sí, el tratamiento fuese mucho más cómodo y discreto y no interfiriese para nada en mi día a día.

Para los que no sepáis mucho de la ortodoncia invisible (como me pasaba a mí hasta hace poco), se trata de una serie de alineadores transparentes que se colocan en los dientes y que, paso a paso, van moviéndolos hasta conseguir las correcciones deseadas. Han de llevarse un mínimo de 22 horas al día así que, a efectos prácticos, sólo me los quito para comer. ¡Lo cual supone una GRAN diferencia respecto a los brackets! Antes de empezar el tratamiento, se hace un scanner 3D de nuestra boca y, a través de un programa informático, el ortodoncista marca el resultado que quiere conseguir al final del tratamiento (es genial poder ver de una forma tan real cómo será tu sonrisa incluso antes de empezar) y calcula el número de pasos que serán necesarios para conseguirlo. Una vez decididas todas las fases del tratamiento, todos los juegos de alineadores llegan a la vez y se marcan las fechas en las que hay que ir cambiando de un juego al siguiente. En mi caso, usaré 21 juegos de alineadores (¡Ya voy por el cuarto!) y supondrán una duración total de 18 meses aproximadamente. Además, en mi última visita, el Dr. Peydró ya me puso los famosos ataches. Unas pequeñas aplicaciones de composite blanco de un tamaño menor al de un grano de arroz y que se ponen en algunos dientes para ayudar a que el alineador pueda transmitir bien la fuerza y conseguir así los movimientos deseados. Estos ataches son de por sí bastante discretos pero, además, yo pedí minimizar a tope su visión ya que parte de mi trabajo depende de mi imagen y necesitaba una solución lo más invisible posible. ¡Pues dicho y hecho! Diego trabajó desde el principio con esta premisa y por eso llevo mis ataches más delanteros por la cara interna del diente de tal forma que no se ve nada de nada. De hecho, ya me he encontrado con varias personas que, sabiendo que estoy usando este tratamiento, me han preguntado si podía enseñarles cómo era y han alucinado al saber que lo llevaba puesto todo el tiempo que había estado hablando con ellos; a veces incluso varias horas. ¡Y ellos pensando que en ese momento llevaba puestos los alineadores! Si es que de verdad que es una pasada.

Para terminar, me gustaría comentar un último tema por el varias de vosotras me habéis preguntado ya sea a través de redes o por mail. La diferencia entre los resultados de una ortodoncia con brackets y una invisible. En realidad, por lo que me han dicho en la clínica, no tiene que haber ninguna diferencia en los resultados al final de una u otra ortodoncia. Los brackets y la ortodoncia invisible son sólo distintas herramientas en manos del ortodoncista para llegar al mismo objetivo, una sonrisa perfecta. El resultado final dependerá del profesional que diseñe ese tratamiento y, simplemente, la manera de convivir con la ortodoncia día a día será distinta si se llevan brackets u ortodoncia invisible. Como en todo, la elección dependerá de las circunstancias y necesidades concretas de cada uno pero los resultados pueden ser igualmente buenos. Si queréis ejemplos de casos reales que os van a dejar tan alucinados como me dejaron a mí, podéis encontrarlos en el blog www.sonrisaespectacular.com en el que, además, hay un montón de posts interesantes que seguro que resuelven muchas de las dudas que puedan surgir alrededor de los diferentes tratamientos de ortodoncia. Mil gracias a todo el equipo de la clínica Peydro por su amabilidad y profesionalidad. Estoy deseando que pasen los meses para poder enseñaros mi nueva sonrisa. Un besazo enorme y hasta mañana :)

 photo 1_zpshuywlqbg.jpg
 photo 2_zpsezx5hzto.jpg
 photo 3_zps2q230yvh.jpg
 photo 4_zpswiunqoyy.jpg
 photo 5_zpsi7snhkda.jpg
 photo 6_zpsfsafc4w6.jpg

16 comentarios en “SMILE

  1. Oye Maca, pues que útil la info porque yo lleve brackets que me dejaron alineada pero más separada la mordida, por ejemplo no puedo cortar celo porque no me juntan, y siempre es algo que he tenido pendiente.
    Así que iré y preguntaré a ver si ellos pueden hacer algo!

    Un Besazo gigante!!
    Vuelta al Cole con Caperucita y el Lobo
    http://www.cosetesdemarta.com

  2. Hola Maca,

    Te sigo desde hace tiempo y hace días que quería responder a tus correos sobre Invisaling.
    Yo estoy siguiendo un tratamiento invisaling y no todo es tan bonito como lo pintas (al menos en mi caso). Los ataches si bien son más pequeños que un grano de arroz, sí que se ven y se notan (a mi al principio me hicieron una llagas impresionantes).
    Al principo, el tratamiento se hace bastante duro porque el dolor es considerable (siempre hablo en mi caso y en primera persona), y en ningún caso ese dolor desaparece. Voy por el alineador ocho en la parte de arriba y el alineador siete en la de abajo, ya que no puedo estar las 22 horas con los dos puestos porque tuve problemas con la mandíbula a causa de los alineadores.
    No voy a decir el nombre de la clínica dónde sigo el tratamiento (porque no me pagan y no estoy haciendo una buena propaganda) pero te puedo decir que no es ninguna cadena y es muy buena en la ciudad que vivo, por eso fui allí sin mirar otros precios. Amén que el tratamiento es bastante caro.

    En fin, que también me animé porque otra compañera tuya blogger hablaba de las maravillas de invisaling y me decidí por este tratamiento, a ella no le he respondido, porque todos sus post parecen patrocinados y ya no creo mucho lo que dice).

    Bueno, seguiré siguiendote (claro está!) porque me gusta tu blog, pero los textos sobre invisaling los pondré en cuarentena.

    Besos

    Maria

    1. Hola María! Vaya por delante que me parece fenomenal que expongas aquí tu experiencia con tu tratamiento de ortodoncia invisible pero, por mi parte, te puedo asegurar que la mía es tal cual os la he contado en este post. De verdad; punto por punto. No sé si será porque yo ya llevé ortodoncia con brackets en su día (con sus dolores cuando me apretaban el arco y con mis llaguitas cuando me rozaba algún hierro) pero, esta vez, no estoy teniendo NADA de eso. Ya te digo que no puedo asegurarte si eso se debe a que ya llevaba camino hecho o si es porque esta vez el tratamiento se ha diseñado de una forma diferente pero el caso es que he notado una diferencia increíble respecto a mi primera ortodoncia. Por otro lado, respecto a los ataches, como comento en el texto, yo pedí específicamente que no se me viera NADA y por eso tengo algunos colocados por la parte interna que, si bien no es lo más cómodo al principio para morder (aunque ahora ya me he acostumbrado) permite una “invisibilidad” total. Como os decía en el texto, creo que como en todo, cada caso es un mundo. La ortodoncia invisible es tan sólo una herramienta en manos del ortodoncista (al igual que lo son los brackets) y el día a día y el resultado de cada tratamiento dependerá de ese profesional y por supuesto de las circunstancias del paciente. Lo que yo puedo asegurarte es que, como intento hacer siempre con todo lo que aparece en este blog, os cuento mi experiencia tal cual la estoy viviendo. Espero que esta explicación sirva para aclarar mejor el tema. Un abrazo! :)

      1. Hola de nuevo! Muchas gracias por responder.
        Yo debo ser la excepción que confirma la regla! ;o)
        Por cierto, me encanta la camisa que llevas en la foto.
        Maria

    2. Hola María buenos días! Me presento, soy Gema Acevedo, responsable del área de comunicación de Clínica Peydro.
      Muchas gracias por dar tu opinión sobre la ortodoncia invisible, porque la verdad es que cada caso es un mundo.
      Te contesto de manera personal porque yo estoy también con la ortodoncia invisible desde febrero.
      En mi caso ya había llevado previamente ortodoncia de brackets a los 20 años y la verdad es que el Invisalign me está resultando mucho más cómodo.
      Los primeros alineadores apenas me molestaron, notaba cierta presión (no hay que olvidar que su función es mover los dientes), pero era algo más que soportable.
      Cuando me colocaron los ataches las sensaciones cambiaron un poquito. Se me hizo una llaguita en el labio inferior (soy muy propensa a las llagas), y noto más presión cada vez que cambio mis alineadores. A mi por ejemplo siempre me duele una muela de la parte superior izquierda, pero el dolor es mínimo y no supera nunca más de 48 horas.
      Algo que también noté al principio de colocarme la ortodoncia fue la boca bastante seca, estaba todo el rato bebiendo agua. Por otra parte, algo bueno que experimenté también cuando comencé con el tratamiento fue que dejé de tener dolor fuertes de cabeza. Los alineadores hicieron que dejara de apretar los dientes por la noche, y la verdad es que he notado una diferencia con mis jaquecas brutal (he tenido una desde febrero).

      La próxima semana, día 8 de julio, el doctor Peydro tiene que colocarme las gomitas. Me las va a colocar en los laterales traseros para que no se vea nada (ya te contaré qué tal).

      Me sabe fatal que tengas dolores, porque se pasa francamente mal cuando te duele la boca…
      Por mi parte, estoy aquí para ayudarte en lo que necesites. Pregúntame cualquier duda o cualquier cosita que necesites saber.
      ¡Un abrazo grande! :)

  3. Hola Macarena! Llevo tiempo pensándome lo de la ortodoncia de este tipo. Sabes si el embarazo es compatible con este tratamiento? Gracias!

  4. Pues a mí me falta una semanita para terminar y por si sirviera a alguien os cuento mi experiencia:
    En ningún momento he tenido dolor, unas ligeras molestias cuando te pones uno nuevo pero muy tolerable. Lo más rollo es quitárselo para comer y volver a lavarte, sobre todo cuando estás fuera de casa pero merece la pena. El cambio en los primeros seis meses es espectacular. Mis apaches sí q se veían un poco, pero tengo compañeros q todavía no se han dado cuenta q llevo aparato.
    Hay un diente q le tenía muy torcido y q se está resistiendo pero me va a quedar bien.
    Yo me lo he puesto en Pozuelo de Alarcón, en Madrid y son muy muy profesionales. Mi doctor es doctor platino en Invisalign.
    Espero q sirva!

  5. Hola Maca,
    yo también te sigo desde hace tiempo y qué conicidencia que estoy con el tratamiento Invisalign en la clínica Peydro desde hace un año y seis meses. Mi experiencia después de todo este tiempo es muy positiva, porque aunque en algunos meses he tenido molestias y dolores (no hay que olvidar que se tienen que mover los dientes), mi sonrisa ha mejorado mucho y a falta de unos seis meses para acabar, parece que va a quedar perfecta. En mi caso además, todos los dentistas me recomendaban los brackets porque tenía los dientes muy apiñados y el doctor Peydro fue el único que optaba por ortodoncia invisible. Además el trato es muy agradable y profesional. Y que conste que no me pagan por decir todo esto jeje.
    Saludos y a ver si nos vemos por Denia :-)

  6. Hola! Yo también llevo más de año y medio en tratamiento en la clínica Peydro, en mi caso con brackets estéticos Damon System porque no estaba indicado Invisalign. Y sólo puedo decir que la clínica es muy recomendable y he llevado a varios amigos allí que también están muy contentos (ellos llevan tratamiento Invisalign). Lo comento porque a mí la clínica tampoco me paga nada, así que puedo comentar desde mi experiencia y corroborar lo que dice Maca. Me siento muy identificada con su opinión. Me ha hecho mucha gracia que coincidamos en el ortodoncista.
    En su día comenté mi experiencia inicial en mi (abandonadísimo) blog: http://www.mdstylediary.com/2013/10/nuevo-tratamiento-de-ortodoncia-damon-clear.html

    Pongo el enlace por si alguien busca más información sobre brackets.

    Un abrazo,

    MD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *