Fratelli Figurato: la pizza que romperá todos tus prejuicios está en Chamberí

Una masa fermentada durante 36 horas, ingredientes de temporada y un maridaje excepcional, ¿necesitas más para probarlo?

Si en algo nos parecemos españoles e italianos es en el arte y la pasión con la que defendemos nuestra gastronomía, sobre todo cuando nos encontramos fuera de casa. Con este tópico se puede empezar a explicar la historia de dos hermanos napolitanos que, a pesar de cosechar infinitos éxitos en el mundo del márketing, un día deciden romper con todo y enfocarse hacia su sueño: reinventar la pizza tradicional napolitana que tantas alegrías ha dado a Italia. Pero que no se asusten los puristas, la esencia es la misma y se puede comprobar en Fratelli Figurato el local que han abierto hace apenas 4 meses en el número 37 de la Calle Alonso Cano, en pleno barrio de Chamberí y con la Embajada de Italia a solo unos cuantos pasos.

La revolución a la que someten a este plato estrella tiene 3 patas que giran en torno a la innovación. La primera es la fermentación de 36 horas (sí, has leído bien) a la que se someten sus tres tipos de masa (harina tradicional, harina integral y 5 cereales multifibra). Lo que consiguen con esto no es solo que te comas una pizza que se haya hecho con tiempo y con mimo. La ventaja es que esa fermentación ya está completa y una vez que te comes la pizza, la masa no seguirá aumentando en el estómago y no nos sentiremos hinchados. Antes de ir al restaurante leímos que se definen a sí mismos como “Dos hermanos que hacen una pizza ligera y no convencional”. Y sinceramente pensamos que lo de ligera era un decir e incluso un simpático reclamo marketiniano. Pero no les falta ni una pizca de razón. Adiós al mito de que la pizza es pesada y mucho más difícil de digerir por la noche. Y no por esto pienses que no te vas a llenar, el misterio es precisamente eso, que es ligera y contundente al mismo tiempo.

La segunda es el horno eléctrico Izzo que tienen, pionero en España y que, tal y como nos explicaron, tiene una piedra refractaria que no quema las pizzas y que alcanza temperaturas altísimas para que la tengas en la mesa en apenas unos minutos. Y por último y no menos importante la elección de producto de temporada. No solo es que los ingredientes estén buenos sino que además sus pizzas son algo así como “ediciones limitadas” que te obligan a visitar el restaurante de tanto en tanto para ir probándolas todas.

¿Qué probamos en Fratelli Figurato?

Aunque no es una carta demasiado extensa sí que es cierto que es recomendable que te aconsejen porque todo es muy apetecible. Hazte un favor a ti mismo y déjate llevar, aprenderás y lo disfrutarás mucho más. De entrantes tienes algunos aperitivos típicos italianos como los tomates secos o las olivas y nosotros nos decantamos por la nduja, un embutido italiano, algo picante y elaborado a base de carne de cerdo y especias como el pimentón. Recuerda un poco a la sobrasada pero con un sabor mucho más intenso.

A la hora de elegir las pizzas nos aseguran que las especialidades del sitio (y que difícilmente podrás encontrar en otro restaurante madrileño) son dos. Por un lado la Mortadella y pistachos, con masa integral, crema de ricotta y pesto, provola (mozzarella ahumada). Por si esto no fuera suficiente manjar, al salir del horno se le añade lonchas finas de mortadella de Bolonia, trocitos de pistachos tostados y hojas de albahaca. Y por otro lado la Calabaza y panceta (una mezcla ganadora, lo mires por dónde lo mires) con crema de calabaza asada, provola (mozzarella ahumada), panceta crujiente y trocitos de nueces y hojas de albahaca (estos dos últimos añadidos al salir del horno). Si eres más tradicional puedes respirar tranquilo porque hay opciones para todos los gustos.

En el negocio familiar también participa el tío de los hermanos Figurato, ejerciendo de sumiller. Y es que estas pizzas vienen acompañadas de un maridaje muy especial. Nosotros nos decantamos por dos vinos tintos. Uno romano, que se hace con la primera uva con la que se empezó a comercializar el vino y otro de Cerdeña.

Aunque es muy fácil llenarse con la pizza, la visita no podía acabar sin postre. En concreto un cannoli, postre típico de Sicilia con una masa interior de ricotta y queso de cabra a la que es imposible resistirse.

¿Con qué nos quedamos del restaurante?

Partimos de la base de que descubrir Fratelli Figurato ha sido algo así como una revelación y que uno cuando sale tiene ganas de recomendárselo a todo el mundo. Reducirlo a solo un par de cuantos aspectos destacables es complicado. Pero podríamos empezar por un trato muy bueno, y sobre todo cercano. Esto puede parecer una obviedad pero en los restaurantes que ofrecen innovación y que miman el producto de temporada uno puede arriesgarse a topar con personal demasiado prepotente. Y este es el caso opuesto. El mimo con el que explican sus platos y el cuidado de cada detalle es muy fácil de captar. Entre esos detalles está el preocuparse por servir postres que vienen directamente desde Italia. Luego está la constatación de que sí, el secreto está en la masa. Esta es la culpable de que te enganches a sus pizzas. Si trabajas o vives por la zona, otra de las cosas que más te va a gustar es su menú de mediodía. Le va a costar encontrar rival porque por 10 euros tienes una pizza entera (del sabor y masa que elijas), bebida y postre.

Lo que más nos ha gustado en general es que es una pizza que rompe mitos. Durante muchos años hemos tenido interiorizada la idea de que es una opción más del tan manido fast food. Pero no, esta pizza es un alimento saludable y sobre todo muy rico. También está fenomenal de precio; para comer comida realmente italiana en nuestro país no necesitas arruinarte.

Es un local pequeño y acogedor, con ladrillo visto y en el que parece que un amigo de toda la vida es el que te está llevando la comida a la mesa. Les auguramos muchos éxitos y nos tememos que muy pronto, este espacio con alma de trattoria, acabará expandiéndose y abriendo en más zonas de la ciudad. Lo mejor va a ser que vayas y experimentes la sensación por ti mismo. Con solo una visita es complicado que entre en el ranking de tus pizzas favoritas.

Precio medio: en torno a los 15 euros. Y los precios de las pizzas van desde los 6 a los 10€

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *