La boda de Rosalía y Ricardo

Bodas Esquileo

Últimamente le estoy cogiendo gusto a las bodas en pleno invierno, pues la mayoría suelen estar acompañadas de buen tiempo y los detalles para el frío tienen mucho que contar, así que empezamos con esta preciosa boda en un rincón de Segovia.

Siempre he tenido predilección por las historias con aire surfero, será porque tienen un poco de ese ambiente que tanto me llama de diversión, aventura y adrenalina y tanto me recuerda a mi Asturias del alma.

Y es que estos dos novios traumatólogos, que se conocieron entre guardia y guardia en el hospital, tomaron la decisión de pasar juntos el resto de su vida en una playa espectacular de Francia, en Hossegor, su rinconcito preferido del planeta, donde han pasado grandes ratos haciendo surf.

Decidieron casarse un 12 de diciembre del año pasado en Sotosalbos, Segovia, en una iglesia del siglo XVIII, San Miguel. Un lugar de cuento para una boda preciosa.

El vestido de la novia era de Sole Alonso, de estilo sencillo de crep de seda con falda plisada y detalles guipur en dos tonos que destacan en el escote “v” de la espalda y el remate de las mangas. Y como abrigo una estola de piel, un broche perfecto para un vestido invernal precioso.

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-20

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-21

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-18

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-15

Llevó dos anillos para el gran día, ambos de la Joyería Chocron, con el que le pidió matrimonio con tres diamantes, el del centro más grande y el de la pedida en forma de baguette. De prestado se puso los pendientes de diamantes de su tía.

Siempre he dicho que es un tesoro tener un amiga artista, como lo es Triana para Rosalía. Ella se encargó de gran parte de los detalles decorativos de la boda y del tocado de semillas, sencillo al estilo de la novia. Tiene una empresa dedicada al diseño creativo, Fishingeye y eso se nota en cada uno de los detalles. Cómo no podía ser de otra manera, esta genial artista se llevó el preciado ramo.

Para los zapatos contó con La Marca, especialistas en el diseño a medida. Del maquillaje natural y el peinado, se encargó Ion Villar. Y en cuento al ramo, fue una creación preciosa con toque invernal de la novia, quien compró e hizo tal maravilla. Me impresiona el talento creativo de muchas de las novias que salen en el blog.

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-23

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-22

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-24

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-5

Los momentos más emotivos sucedieron de camino y dentro de la iglesia. Ya sabéis lo que me privan las imágenes tan especiales de los novios y esa relación de padres e hijas que ven como su niña se hace mayor. Las fotos lo dicen todo.

Los pajes de blanco y azul iban de Maria de Saas y el novio impecable con un chaqué de Tom Black y corbata de hackett.

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-10

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-11

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-26

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-19

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-13

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-12

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-14

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-2

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-1

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-25

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-16

La boda se celebró en la Finca El Esquileo en Cabanillas del Monte. Los novios querían algo diferente pero con la comodidad y el orden de las mesas, por eso decidieron hacer una cena tipo coctel con estaciones de lo más variado: desde shushi hasta los guisos más clásicos.

Para cerrar esta genial boda, fue Gonzalo Hurtado el encargado de amenizar la velada. Los novios abrieron el baile con algo menos típico que el vals, la canción de I Guess That’s Why They Call It The Blues de Elton Jonh.

No faltó detalle en la fiesta: candy bar, cigar bar con cigarrillos y puros de sabor a melocotón, pashminas y como no podía ser de otra manera, tratándose de unos novios médicos, regalaron a todos los invitadas un “kit de supervivencia”.

Para retratar cada instante, los novios escogieron a mi querida Isabel Solano de la que pronto os hablaré con más detalle. Fotógrafa especialista en captar los momentos más naturales y sentidos, precisamente porque ella también es natural además de una bellísima persona.

Y para retratar los momentos más alocados de los invitados Fotomatón Express.

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-3

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-4

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-7

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-9

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-17

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-8

La-Champanera-blog-de-bodas-Esquileo-6

Una boda que empezó entre olas y acabo en un inverno segoviano de cuento.

Un besote, Ana.

Related posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *