MATEO’S BIRTHDAY CAKE

A diferencia de los dos años anteriores en los que pude volcarme en la preparación de los cumpleaños de Mateo, esta vez, las circunstancias han hecho que el plan haya tenido que ser bastante distinto. El nacimiento de los dos peques de la casa, la locura de rutina en la que andamos inmersos, que el día 5 cayera en lunes y, además, tener a Mateo con fiebre durante unos días no auguraban grandes fiestas pero, aun así, no quisimos que nuestro “pequeño hermano mayor” (quien, por cierto, de momento está llevando fenomenal la llegada de los bebés) se quedase sin disfrutar del día de su tercer cumpleaños. Teníamos listos sus regalos desde hacía unas semanas pero quedaba pendiente el tema de la tarta, o algo similar, para poder soplar su velita mientras le cantábamos su adorado “cumpleaños feliz”. En mi mundo ideal querría haberle encargado una tarta como ésta que vi en IG. Desde el minuto uno, supe que sería la tarta soñada por Mateo (un loco total de los coches en general y de los vehículos de obra en particular) pero, como el tiempo se me echó encima y ya sabéis que yo soy CERO cocinillas, el mismo día del cumple decidí buscar un plan alternativo.

Me escapé 20 minutos de casa para acercarme al súper y comprar todo lo necesario para montarle a mi niño una tarta rica y resultona que consiguiera sorprenderle y hacerle una ilusión especial. Compré un bizcocho supertierno de esos que tanto le gustan, pepitas de chocolate para fundir, minigalletas Oreo, barquillos, otros toppings de chocolate que encontré por allí y, por supuesto, una vela con el número 3. Al llegar a casa, fundí el chocolate en el microondas, lo vertí sobre el bizcocho. Machaqué las galletas Oreo para conseguir ese efecto de “tierra” que espolvoreé por encima y, después, seguí decorando con los barquillos, los toppings, unas hojitas verdes y, por supuesto, dos de los vehículos de obra favoritos de Mateo (después de ser lavados a megaconciencia, por supuesto). Y así, así… En menos de 15 minutos, fotos incluidas, ya tenía listo el bizcocho “de obra” para Mateo. ¡Y no sabéis lo rico que estaba!

Me gustaría que hubierais visto la carita de felicidad que puso al verlo. Y, al ser un bizcocho sencillo, creo que se lo merendó mil veces mejor que si hubiera sido una tarta más elaborada. Después, estuvo rato y rato jugando con el trozo que sobró y con sus excavadoras. ¡Estaba flipado al verlas allí en medio de todo el tinglado! XD Después de soplar la velita, le dimos los regalos y terminamos la tarde entre juegos y más juegos. Sin duda, fue un cumpleaños diferente pero tan íntimo y sentido que creo que no tiene nada que envidiar a ninguno de los anteriores. Eso es lo mejor de todo; hacer siempre lo que más nos apetezca y lo que nos haga a todos felices en función de nuestras circunstancias. Es curioso cómo sólo han pasado tres años desde que nació a Mateo y, a la vez, parece que haya estado con nosotros desde siempre. ¡Qué afortunados somos de tenerlo en nuestra vida!

Antes de despedirme por hoy, aquí os dejo algunas imágenes de mi “tarta de cumpleaños para torpes” por si alguna vez andáis también justas de tiempo pero no queréis renunciar a hacer algo especial para vuestros peques. Como se puede poner cualquier decoración por encima, se pueden crear todas las versiones que se nos ocurran e incluso puede ser un montaje superdivertido para hacer con ellos. ¡Espero que os guste tanto como a nosotros! Un besazo enorme y feliz miércoles :)












8 comentarios en “MATEO’S BIRTHDAY CAKE

  1. Creo que gracias a ti hemos decidido la tarta para el cumple 3 de nuestro peque que también es Mateo, nos ha encantado, incluso mas la tuya que la original. Enhorabuena.

  2. Qué tarta más apañada!! Eres una artista, normal que le encantase :D

    Hoy en nuestro BLOG tenemos nuevo post ● contando nuestro INCREÍBLE viaje a MIAMI ●

    ❤️TrendyTwo

  3. Me ha encantado la tartita, además como dices al ser bizcocho sencillo los niños se la comen muy bien. Tomo nota, para un día que queramos celebrar algo chulo.
    Y un cumple íntimo, para los chiquitines, me gusta; ellos se conforman con que sus papás y abuelos pasemos ese día con ellos.
    bss!

  4. Que chula!! y tienes razón, seguro que los niños la comen mejor que la otra, aunque la otra es maravillosa, si un día te animas y encuentras quien te la prepare ya nos dirás el artista. Me guardare la idea de esta para mi peque, que seguro que le encanta. Cuidaros y besos familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *