Un Goya para Cate Blanchett: la vida y la trayectoria de un icono de elegancia

La actriz australiana acudirá el sábado a la gala de la Academia del Cine español para recoger el galardón más 'internacional'

Juntar en una misma frase el nombre de Cate Blanchett con los Premios Goya podría resultar desconcertante. Sin embargo, todo cobra sentido al saber que la organización del festival de cine más importante de nuestro país ha añadido una nueva categoría a su listado de galardones. Por primera vez, se entregará el premio al “actor internacional del año”, siendo la actriz australiana la receptora de tal honor, ya que «ha interpretado personajes inolvidables que ya son parte de nuestra memoria y de nuestro presente”. Tres décadas de carrera a sus espaldas y nominaciones a todos los grandes premios avalan este reconocimiento.

Ha comenzado la cuenta atrás de la 36º edición de los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. Una cita que se celebra este sábado 12 de febrero en el Palau de Les Arts en Valencia y que desplegará su alfombra roja para recibir a Cate Blanchett junto a otras estrellas del cine patrio.

Cate Blanchett en la alfombra roja con un vestido con escote corazón y plumas en contraste
GTRES

Trayectoria profesional

Cate Blanchett comenzó su carrera como actriz cuando apenas tenía veinte años. Fue en el papel de un personaje secundario en una película llamada ‘Kaboria’ de origen egipcio. Esta primera incursión le sirvió para ganar su primer sueldo y romper el hielo en una industria en la que siempre es complicado destacar. De vuelta a Australia se mudó a Sidney para estudiar en el Instituto Nacional de Arte Dramático, donde se graduó en 1992.

A partir de ahí fue sumando pequeños trabajos hasta que dio con su primer gran éxito en la miniserie australiana ‘Heartland’. Un inicio ascendente, casi meteórico, ya que tan solo 5 años después, cuando acababa de estrenar la treintena, fue ni más ni menos que nominada al Oscar por su papel en ‘Elizabeth’, donde interpretaba a Isabel I de Inglaterra. Fue su consagración a nivel mundial. Que su nombre sonara en la meca del séptimo arte no hizo sino lanzarle al estrellato gracias a personajes inolvidables como Meredith Logue en ‘El talento de Mr. Ripley’ o Galadriel en ‘El señor de los anillos’.

Aunque en aquella ocasión no se llevó la estatuilla, en 2005 sí salió con el Oscar debajo del brazo gracias a la película ‘El Aviador’, donde se metió en la piel de Katharine Hepburn. Tres nominaciones más le separaron de su segundo Oscar, que logró en 2014 con ‘Blue Jasmine’, siendo nominada nuevamente en 2016 por ‘Carol’. En su lista de logros también hay Globos de Oro, BAFTAs, premios del Sindicato de acores y un premio Tony del teatro por ‘The present’. Un currículum intachable en la trayectoria de esta camaleónica actriz, considerada por muchos como una de las mejores de su generación. Aunque en alguna ocasión ha hablado de retirarse, parece que aún le queda cuerda para rato.

Cate Blanchett en la alfombra roja con un vestido amarillo de pedrería
GTRES

Vida personal

Nació un 14 de mayo de 1969 en Melbourne. Es hija de un marino estadounidense y una profesora australiana. Sus padres se conocieron cuando su barco se averió en la ciudad australiana, donde tuvo un flechazo inmediato con June. Robert lo dejó todo para casarse con ella y se dedicó a partir de entonces a la publicidad. Lamentablemente, él murió cuando Cate tenía tan solo 10 años. En una entrevista que concedió a ‘The New Yoker’, la actriz lamentó no haber tenido la oportunidad de decirle adiós de palabra, simplemente le hizo un gesto con la mano a través de la ventana. A partir de ahí, confesó que no sale de casa sin no haber dicho físicamente adiós a todos.

De alguna manera, Cate repitió la historia de amor de sus padres, o más bien el flechazo, con el dramaturgo australiano Andrew Upton, con quien se casó hace más de 20 años tan solo doce meses después de conocerse. Forman uno de los matrimonios más sólidos de Hollywood y tiene 4 hijos: Dashiell John, de 20 años, Roman Robert, de 17; Ignatius Martin, de 13; y Edith Vivian, de 7, a la que adoptaron en 2015. Socios en lo personal y en lo profesional, su marido y ella ejercen de directores de la Compañía de Teatro de Sidney y han fundado la productora audiovisual Dirty Films.

A sus 52 años y siendo una estrella mundialmente conocida, puede presumir de haber tenido una vida personal relativamente alejada del foco mediático. No es muy dada a prodigar su privacidad, de hecho, no tiene ni siquiera redes sociales, pero siempre que tiene la oportunidad da la cara para ejercer como firme activista por los derechos de la mujer y las personas necesitadas. En 2016 fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR.

Cate Blanchett en la alfombra roja con un vestido reciclado de años anteriores con lentejuelas y ribete en contraste
GTRES

El estilo único de Cate Blanchett, la reina del glamour

Aunque ahora es considerada una de las mujeres más elegantes del ‘star system’ hollywoodiense y siempre está en las listas de las más mejor vestidas, en su adolescencia pasó por varios cambios de look. Durante un tiempo vistió únicamente con ropa masculina, luego fue gótica y más tarde punk, llegando a raparse la cabeza. Ahora, luce su eterna media melena rubia y una tez de porcelana siempre impecable, aunque de vez en cuando se atreve con peinados atrevidos y potentes eyeliners que potencian su mirada.

Para el día a día, domina el arte del traje de chaqueta, a los que consigue hacer un lavado de cara con un simple cambio de blusa o accesorios. Siempre discreta, sobria y natural, pone énfasis en los pequeños detalles con los que consigue potenciar sus looks. Sobre la alfombra roja no renuncia al glamour de los vestidazos de grandes diseñadores. Aunque el negro suele ser su mejor baza, no tiene reparo a la hora de introducir color en sus estilismos, ni a apostar por los tonos pastel que se fundenon su piel. En cuestión de nombres, Givenchy, Armani Privé o Alberta Ferretti son sus intocables. Quizás se aventure con alguno de ellos en esta nueva edición de los Premios Goya. No queda nada para disfrutarlo.

Cate Blanchett en la alfombra roja con un vestido de tul en tonos perla
GTRES