Tres momentos de un único retrato

Three moments of a single picture

Soy observador, pero distraído también. Reparé en las medias de una de ellas cuando subía a Garret. Y en otro elemento de una segunda de estas chicas en una tienda del Barrio Alto . Recuerdo que salí para atender una llamada y que justo estaba, en el momento que cuelgo, girado hacia una tienda de ropa de segunda mano. Lleva allí tanto tiempo que, a pesar de que el potencial de hacerme cliente suyo debe ser casi nulo, me apeteció entrar. Al entrar reparé en una chica bonita (porque si me esta permitido, antes de ser un tío con un blog, soy simplemente un tío) y, al salir, me di cuenta que esta chica estaba con las chicas en las que había reparado antes. Y cansado, sumergido en el egoísmo de quien no le apetece esperar, sin querer interrumpir la búsqueda del vestido perfecto ( pero interrumpiendo) le pregunté ( sin hablarles de esta serie de encuentros en un espacio de 5 minutos)
– ¿Os hago una foto?

Estos momentos ser pueden ver aquí también

3 comentarios en “Tres momentos de un único retrato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *