Vestido largo o corto, ¿cuál elegir?

La moda es una representación de la personalidad de quien la viste y como tal, no hay reglas escritas. En el día a día, cada uno puede vestir del modo que más le guste, pero existen ciertos ambientes y eventos que requieren de un protocolo de vestimenta que es necesario conocer.
En muchos de estos entornos, quedan restringidos algunos tipos de prendas, mientras que en otros se precisa de un elemento en concreto o un look específico. En el caso de los vestidos, existe una duda bastante generalizada, ¿es mejor optar por uno corto o por uno largo? Y la respuesta correcta es: depende. A continuación, encontramos distintos tipos de eventos con reglas particulares al respecto del uso de vestidos.

Si hablamos del día a día, la cosa cambia rotundamente, sí que es cierto que el estilo depende del tipo de trabajo y del tipo de plan que se vaya a llevar a cabo, pero cuando existe libertad de elección, sin normas tan estrictas, el abanico de oportunidades se amplía y se pueden encontrar múltiples opciones, en función de los gustos de cada uno y de las tendencias del momento. Ahora bien, un vestido básico para mujer es, y siempre será, una prenda clave de fondo de armario. 

Protocolo de vestidos para bodas

Las dudas a la hora de elegir el largo de un vestido suelen aparecer cuando una persona se enfrenta a un evento poco común, como puede ser el caso de una boda, y es que se teme pasarse de elegante o, incluso, quedarse corto.
Pero realmente la elección es muy sencilla.

Por un lado, los vestidos cortos están dirigidos más bien a bodas de día, es decir, aquellas que se celebran por la mañana, a mediodía o, como máximo, a primera hora de la tarde. El estilo del vestido corto también varía en función del tipo de celebración: los conocidos como vestidos cóctel están enfocados a eventos formales que se celebran durante el día, los denominados vestidos formal playa están destinados, como su propio nombre indica, a bodas celebradas en la playa o zonas costeras; mientras que los vestidos elegantes casual son aquellos que combinan la comodidad con el glamour, para bodas desenfadadas.

Por otro lado, los vestidos largos suelen están reservados para bodas de noche. Aunque también existe una clasificación dentro de esta norma: lo que se conoce como etiqueta o etiqueta rigurosa, es el protocolo más exigente en cuanto a vestidos de fiesta y asegura que estos deben cubrir el zapato por completo, siendo este de tacón alto. También encontramos la denominada etiqueta opcional, donde existe una mayor amplitud de estilos de vestidos, incluyendo aquellos que llegan por los tobillos, o los de corte asimétrico.

¿Cuándo llevar un vestido corto y uno largo en otros eventos?

También existen otro tipo de eventos con normas de vestimenta, como actuaciones en la ópera o el ballet, presentaciones o inauguraciones, entregas de premios o cenas importantes.
En este tipo de eventos, lo primero que se debe hacer es fijarse en la invitación, puesto que en ella los organizadores a veces indican si existe algún código de vestimenta fijado.
Pero, en aquellos eventos en los que no existe ningún protocolo marcado previamente, simplemente déjate llevar.

Vestidos para el día a día, últimas tendencias en moda

Y cuando no existen normas de protocolo, ¿qué tipo de vestido se debe escoger?
Además de elegir el largo del vestido en función de las normas de etiqueta, es importante conocer siempre las últimas tendencias, para conocer los distintos estilos y optar por aquel que mejor encaje con los gustos de cada uno.
La próxima temporada estará repleta de múltiples tipos de vestidos:

  • Modelos más casual, entre los que se encuentran las camisetas largas y las sudaderas y jerséis convertidos en vestidos.
  • Diseños algo más arreglados, ideales para acudir a la oficina, como los vestidos fluidos con estampado geométrico, sea cual sea el largo.
  • Vestidos de volantes, tanto en modelos cortos como largos, para planes más desenfadados.
  • Se volverá a ver la tendencia cut-out, tan de moda en todo tipo de prendas durante las últimas temporadas.
  • Vestidos cortos con estampados que evocan a los años 60, tules y transparencias, inspiración oriental en kimonos, modelos de puntos y colores brillantes son otras opciones para el día a día.

Esperamos que ahora sea mucho más sencilla la elección de tu próximo vestido, basta con seguir las pautas, confiar en tus gustos… ¡y lista para deslumbrar!