home sweet home

Ahora con todo lo que tenemos fuera, lo que apetece y debemos hacer es quedarnos en casita, y tan a gusto. Lo malo es que ya me estoy acostumbrando y cada vez salir se me hace más cuesta arriba. Tendré el síndrome de la cabaña?

Jersey: El vestidor de Candela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *