¿Cirugía estética? Todo lo que debes saber antes de dar ese gran paso

Te ayudamos a despejar tus dudas

La razón principal para realizarse una cirugía estética es por la ilusión de mejorar la apariencia de una parte del cuerpo. Es muy común que siempre las personas, principalmente las mujeres, quieran verse hermosas, atractivas y rejuvenecidas, y es por eso que se someten a intervenciones quirúrgicas. No obstante, no es una decisión fácil de tomar y se debe estar bien informado antes de ingresar al quirófano.

Hoy en día los avances médicos son muy novedosos en comparación con tiempos anteriores, por lo que el mercado de las cirugías plásticas no se queda atrás al ofrecer una gran variedad de procedimientos nuevos y menos invasivos para la salud, que permiten realizar los cambios estéticos que tanto se anhelan.

Recomendaciones básicas que ayudan a tomar la decisión  

Todo tipo de operación conlleva a algunos riesgos para el paciente, sin embargo, estos son los principales factores a tener en cuenta para entrar al quirófano con total seguridad:

  • Evaluar si es necesaria la cirugía: es probable que las cirugías plásticas y estéticas sean necesarias en la mayoría de los casos, para corregir defectos físicos y así generar confianza en la persona. Sin embargo, es común que se realicen estos procedimientos médicos aunque no se requieran y las personas se someten al bisturí solo por capricho.
  • Asesoría médica de calidad: “Es necesario que no se tome una decisión sin antes consultar a los expertos. En estas intervenciones quirúrgicas se busca obtener los mejores resultados de la medicina actual, capaces de proporcionar y respetar en materia de cirugía estética la armonía de la belleza natural de cada paciente”, comenta el Dr. José Mallent, destacado profesional en cirugía estética, plástica y reparadora.
  • Riesgos de la operación: es importante que el paciente pregunte las complicaciones, los beneficios y todos los detalles de la operación al especialista. También debe conocer los pasos a seguir en el postoperatorio.
  • Clínica con excelente reputación: las personas que decidan someterse a una intervención quirúrgica requerirán de un centro médico que provea seguridad y no una reputación turbia que pueda poner en riesgo la vida del paciente. Es tan importante un buen profesional como un centro de salud que cumpla con todas las medidas de sanitarias.
  • Exámenes previos: días antes de ingresar a la sala de operaciones el paciente debe realizarse varios exámenes médicos para evaluar su estado de salud. A través de estos análisis se descarta que la persona sea alérgica a algún tipo de anestesia o sedante, si padece de hipertensión o de diabetes.
  • Prótesis e implantes confiables: si la cirugía necesita de un tipo de prótesis o de implantes, el paciente debe conocer la procedencia de los mismos y la fiabilidad de los materiales. De tratarse de implantes de senos no pueden incluir biopolímeros, porque las consecuencias pueden ser irreversibles. A los especialistas también se les puede solicitar mayor información, consejos y recomendaciones para adquirir estos implantes.
  • Tranquilidad y calma: después de tomar la decisión de realizarse la cirugía, la persona debe mantener un estado de calma y tranquilidad por completo. Si los médicos observan algunos síntomas de alteración y nerviosismo en el paciente tienen la potestad de cancelar la intervención, ya que la anestesia no haría el efecto que se requiere en el cuerpo. Para evitar cualquier riesgo, la ayuda psicológica es una de las opciones más acertadas.
  • Indicaciones preoperatorias: tanto el médico como el centro de salud deberán entregar a los pacientes todas las indicaciones previas indispensables para garantizar el éxito de la operación estética.
  • Cuidados postoperatorios: durante las citas previas con el especialista, el paciente tiene que preguntar sobre los dolores, los síntomas, los alimentos o los masajes que deben aplicarse en el proceso de recuperación.
  • Fondo de dinero extra: algunas personas optan por utilizar una póliza de seguro que cubra los gastos médicos, no obstante, es necesario que cuenten con un fondo de dinero extra para costear pagos imprevistos que ocurran durante el proceso o después de la intervención estética.
Cirugía estética

 

Salud en las mejores manos

La sociedad Española de Cirugía Estética ofrece en su página web información de interés y detallada de los cirujanos que forman parte de esta asociación científica, la cual se fundó en el año 1989. Los pacientes que deseen realizarse alguna intervención plástica pueden solicitar el listado de los miembros a través de la plataforma y así estar seguros de que su salud estará en las mejores manos.

Esta sociedad se encarga del desarrollo, dedicación y constante formación de cada uno de los especialistas afiliados por medio de la realización permanente de congresos, cursos y simposios nacionales e internacionales, para la mejora y el aprendizaje de las nuevas técnicas médicas de la cirugía estética. Todos los miembros gozan de una excelente reputación y prestigio entre los pacientes que confían y escogen a los mejores profesionales para mejorar la apariencia física en zonas del cuerpo como la cara, torso y extremidades.

Cirugía estética

 

Cirugías estéticas más comunes

Estas cirugías son las más comunes y las que recomienda la Doctora Esperanza Barrachina, que es una destacada profesional y directora de una clínica pionera en tratamientos estéticos en Valencia:

  1. Liposucción: esta es una técnica que se emplea con el objetivo de corregir los cúmulos grasos que se localizan en determinadas zonas del cuerpo y que son rebeldes ante regímenes dietéticos y ejercicios físicos, los cuales causan deformaciones en la silueta corporal. La intervención se basa en la extracción de esa grasa subcutánea por medio de alargadas y finas cánulas conectadas a un sistema de vacío. En el procedimiento puede suministrarse una epidural o anestesia general, aunque regularmente se aplica anestesia local con sedación.
  2. Mamoplastia: esta es una intervención quirúrgica para aumentar o elevar el pecho caído. En cualquiera de estos casos la operación se lleva a cabo con anestesia local y sedación para garantizar un menor riesgo en la paciente.
  3. Abdominoplastia: también conocida como lipectomía o cirugía del abdomen. Esta es una intervención principalmente destinada a aquellas personas que perdieron bastante sobrepeso, en la que se reconstruye la pared abdominal. En este procedimiento estético se elimina el exceso de piel, se retira la grasa sobrante y por último se realiza la tensión correcta de los músculos del área tratada, con el fin de reformar la cintura, el abdomen y la apariencia del torso.
  4. Rinoplastia: esta es una cirugía de nariz en la que se modifican las estructuras osteocartilaginosas de la zona. El especialista se encarga de realizar cambios en el tamaño o en la forma que el paciente requiera, como aumentar o disminuir su tamaño, al igual que modificar la punta de la nariz, el dorso o reducir el espacio de los orificios nasales.
Cirugía estética