Arranca BBFW 2017

¡Ya hemos dado el pistoletazo de salida a la semana de la moda nupcial por excelencia! BBFW 2017 ya está aquí y como no podía ser de otra forma, os llevo conmigo para que podáis sentiros como si estuvieseis en Barcelona.

Por cuarto año consecutivo, tengo el placer de poder asistir a BBFW 2017, la semana de la moda nupcial por excelencia donde se reúnen hasta 25 diseñadores de alta costura, tanto nacionales como internacionales.

Como seguramente ya sepáis, se presentan las novedades enfocadas a las novias de 2018 entre las que podréis ver vestidos y accesorios principalmente para novia.

El recinto ferial Gran Vía de Barcelona se tiñe de blanco para recibir las mejores propuestas desde ayer hasta el día 28 de abril, ¡empezamos!

Nada más pisar la ciudad condal, tenía una cita ineludible en mi agenda que no podría rechazar por nada del mundo; el brunch que cada año Rosa Clará organiza antes del desfile para prensa y amigos de la marca. En la preciosa terraza del restaurante Marea Alta, prensa y bloggers pudimos compartir las impresionantes vistas y disfrutar de la mejor gastronomía.

Y tras esta divertida cita, llegaba la hora del backstage donde pude intercambiar algunas palabras con la estilista Ana Antic, encargada un año más de los estilismos de las modelos sobre la pasarela.

Por fin llegaba el gran momento, Rosa Clará fue la encargada de abrir la pasarela e inaugurar BBFW 2017. Como ocurre siempre, los nervios y la emoción se apoderaban del ambiente donde todos los asistentes deseaban que comenzara el show. Y por fin, poco a poco se fue iluminando la pasarela.

Un escenario decorado de forma sobria, sin demasiados artificios dándole todo el protagonismo al blanco y con cierto aire palaciego gracias a las lámparas joya.

Las modelos comenzaban a desfilar luciendo un moño bajo trenzado y una diadema en formato lazo, una opción muy dulce.

Entre sus diseños pude observar un denominador común: escotes profundos (tanto delanteros como traseros) dando gran protagonismo a los hombros. La parte superior de los vestidos destacaba por las texturas, el strass, las lentejuelas y aplicaciones mientras que las faldas se movían con carácter y ligereza.

El tejido predilecto fue sin duda el encaje de chantilly francés dispuesto de 1000 y 1 formas. Me gustaron especialmente los modelos en los que el encaje se disponía de forma horizontal, un toque original y distinto a lo que solemos ver y que seguramente causará furor en las novias de 2018. No tengo duda.

Seguro que os ha llamado la atención que ninguna de las modelos luciese un velo, y es que este año, han sido sustituidos por preciosas capas tanto en formato corto como largo. Y por supuesto, los efectos en 3d tuvieron su espacio con los tejidos con efecto tattoo cuidados hasta el mínimo detalle.

El broche final fue memorable, la modelo se deslizaba por la pasarela con un vestido de corte princesa de manga larga y escote ribeteado con ondas y una voluminosa falda compuesta por 125 metros de tul que nos hacía soñar despiertas.

El carrusel final a ritmo de Shape of you de Ed Sheeran no pudo encajar mejor con  los diseños de Rosa Clará que enfatizaban la fisionomía y curvas de la mujer. ¡Sensualidad en estado puro!

El segundo desfile al que asistí fue al de Yolan Cris en la Casa Llotja de Mar, un espacio situado en pleno corazón de Barcelona y merecidísimamente considerado como uno de los monumentos más significativos y solemnes de la ciudad. Un poco locura cambiar de ubicación con tan poco tiempo entre desfile y desfile, pero mereció la pena.

Una auténtica oda a la Alta Costura marcada por la riqueza de los tejidos, la amplitud de la paleta cromática y la artesanía que la firma catalana lleva por bandera desde sus inicios en 2005. Pedrería, tejidos bordados con motivos donde fauna y flora conviven, contrastes de color y una extrema atención a las fibras.

Vestidos con estilo neo-victoriano para morir de amor: cuellos altos, corsés, mangas con volantes y hombros en modo puffy que culminan con puños afarolados. Los trajes con volumen frente a las siluetas más lánguidas se batían en duelo en la pasarela.

Especial mención a las transparencias, que traspasaban los límites de lo protocolariamente permitido, integrándolas en las faldas con preciosos brocados.

Como guinda del pastel, un penúltimo estilismo con velo XXL con aplicaciones florales en 3D blancas y doradas, con un vestido que jugaba con las superposiciones y danzaba al ritmo de notas flamencas como Tú Mirá de Lole y Manuel.

Para finalizar, Yolanda y Cristina, aparecieron en la pasarela con todo su equipo como gesto de agradecimiento por su inmejorable labor. ¡Magia en el escenario!

Si os habéis quedado con ganas de más desfiles, estad atentos al blog durante los próximos días porque esto solo es el principio.

Un beso enorme, Ana.

Créditos de fotos: Rosa Clará (Barcelona Bridal Fashion Week) y Yolan Cris (Dan Lecca).

Related posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *