Cómo el entrenamiento de alta intensidad te ayuda a combatir el estrés laboral

Los beneficios mentales y físicos de este tipo de actividad que te ayudarán en tu día a día

La incertidumbre se ha convertido en el único destino claro. El contexto actual en el que vivimos no nos permite programar nada más allá del hoy y esto afecta de manera más o menos implícita a nuestra salud. Además de esto, las jornadas laborales se alargan y son más intensas (pese a que muchas optan por el teletrabajo) lo que provoca agotamiento, angustia, situaciones de malestar o cuadros clásicos de ansiedad. A todo esto lo llamamos estrés laboral y tiene remedio. Incluir el deporte en nuestra rutina es el consejo que nos trasladan Gympass y TRIB3. La plataforma que crea rutinas para empresas y la nueva generación de estudios de fitness se alían para proponerte que combatas el cansancio emocional y físico con un buen entrenamiento de alta intensidad o, también llamado, HIIT (High Intensity Interval Training).

 

5 motivos para empezar con un entrenamiento de alta intensidad

Ahora que pasamos tanto tiempo en casa este tipo de actividades son fundamentales para nuestro bienestar. Y estas son solo cinco razones por las que deberás empezar con entrenamiento de alta intensidad.

  • Mejora de tu salud cardiovascular: ¿Sabes por qué hacer deporte ayuda a tu salud cardiovascular? La actividad física aumenta la cantidad de sangre que el corazón expulsa en cada latido incrementando a su vez la circulación en todos los músculos. Esto ayuda a mantenernos en calma así como a afrontar situaciones de estrés desde un lado más moderado.
  • Aumento de la resistencia física y mental: El entrenamiento de alta intensidad requiere una disciplina y una responsabilidad extra de nuestra parte. Este tipo de actividades funcionan con objetivos claros y resultados específicos que ayudan no solo a desarrollar nuestras capacidades físicas sino también mentales consiguiendo mayor estabilidad y tolerancia en situaciones de frustración.
  • Ayuda al descanso y evita el insomnio: La rutina no la marcan solo las actividades diarias que realizamos. Es importante darle un espacio al sueño y al descanso. Y para conseguir una mayor calidad en este plano, hacer deporte es una excelente ayuda. Entrenar favorece nuestra energía (física y mental) durante todo el día. Nos mantiene activos y nos ayuda a ser más resolutivos. Y cuando llega la noche, nuestro cuerpo, después de una larga jornada, se relaja y reposa de una manera mucho más positiva.
  • Libera endorfinas: Un entrenamiento de alta intensidad se caracteriza por la intensidad de la actividad física. Esto genera en nuestro organismo la famosa llamada “hormona de la felicidad”. Producir endorfinas ayuda enormemente a mejorar nuestro estado de ánimo y a despejar nuestra mente liberándola, en la medida de lo posible, del estrés laboral o de cualquier situación personal adherida.
  • Beneficia a la unión mente/cuerpo: Por último este tipo de entrenamientos ayuda a estar más conectados con nosotros mismos. La respiración juega un papel muy importante en el HIIT por eso se requiere un extra de concentración que nos permita dar lo mejor de nosotros durante la duración de la sesión. Sentir nuestro cuerpo en todos los sentidos ayuda a un control único en cualquier situación que se nos presente a diario.

Es hora de cambiar nuestra rutina y conseguir tener el control sobre nuestra mente. Por eso el entrenamiento de alta intensidad será la mejor solución para combatir el estrés laboral. ¿Te animas?