Boda parte II : La decoración de nuestra boda

bodas, wedding, bodas de otoño, invitaciones de boda, seating DE BODA, bodas de otoño, bogarty y bacall, oui oui detalles, palacio de aldovea, aldovea catering, novias diferentes, novias con estilo, boho wedding, slow life, no rules, el marco rojo

Siempre quise encontrar a la persona de mi vida…y la tengo  a mi lado cada día.

Nunca imaginé el momento en que Emilio me pediría que nos casasemos, y fue de película como ya he contado en varias ocasiones, como en la entrevista que me hizo mi Querida Valentina antes de casarnos (aquí)

Siempre imaginé una boda de otoño con su encanto bucólico y sus colores. Boda de otoño sin duda alguna. La naturaleza está pletórica y siempre soñamos con casarnos en el medio de un bosque, descalzos…pero no nos engañemos, las bodas de pinterest son para la foto y para 20 invitados o menos…

Siempre soñamos una boda, la única, la nuestra. No pedimos consejo. No leímos ninguna revista. No contratamos wedding planner. No nos fijamos en ninguna otra boda. No, Teníamos muy claro nuestro día  – diseñado a notas durante 4 años -y decidimos no correr. Prepararla despacio. Tuvimos la suerte de que 11 meses antes se quedó libre el 22 de octubre, pero  de no haber sido así, habríamos pospuesto la fecha, porque tenía que ser allí. Todo encajaba. Todo aquello que nunca habíamos visto, solo imaginado, había que inventarlo y no merecía la pena correr. Nuestra identidad por encima de todo y disfrutar de este enredo.

Siempre quisimos una boda de mañana, y todo el día por delante de luz para hacer fotos,  para disfrutar cada segundo con nuestra familia y amigos, disfrutar de la finca. La luz es alegría y energía -sobre todo cuando pasas de los 35-  Hace unos años preferíamos las de tarde noche, sin duda, pero pensando en nosotros y en nuestros invitados, que ya no somos tan jóvenes y muchos tienen niños pequeños o bebés, creímos que el día sería más factible para ellos, para organizarse y  lo cierto es que ninguno quiso venir con niños, aunque estuvimos a punto de tener entretenimiento para los más pequeños, pero creo que en el fondo, sabían que sería un día para darlo todo y más…conociendo a los novios.

Siempre quisimos facilitar las cosas, y por ello, siendo la gran mayoría de nuestros invitados residentes en Madrid y teniendo invitados internacionales, buscamos un lugar mágico, acorde a nosotros, a nuestra filosofía slow life, pero en Madrid, para evitar largos desplazamientos, facilitar vuelos directos, evitar gastos en reservas de hoteles o que los papis pudieran volver rápido a casa y aguantar lo máximo en la fiesta. Si, todo eso, era muy importante para nosotros y fue un acierto sin duda. Nunca he visto un pista de baile más ambientada y concurrida, en mi vida.  Que el espacio para la barra libre no fuera gigante, fue otra de nuestras condiciones y que fuera al aire libre donde se pudiera fumar era imprescindible. Nosotros no fumamos, pero no queríamos que los fumadores se perdieran ni un segundo sobre la pista. Los espacios descomunales son muy difícil de ambientar y se crean los terroríficos grupitos y espacios entre invitados. Más juntos, más diversión.

Siempre quisimos casarnos un sábado. Lo sabemos, ya no hay trampa ni cartón en este sector. El sábado es el día más caro, el domingo el más barato y el viernes  el intermedio para celebrar una boda…pero sin duda tenía que ser sábado. Queríamos a nuestros amigos y familiares descansados,  pletóricos y llenos de energía para comerse el día. Sábado sin duda.

Teníamos muy claro que queríamos una boda íntima, nosotros, nuestros amigos y seres queridos y no faltó ni uno. Nada de compromisos familiares ni laborales, ni de invitados que no conocen ni a los novios… Es un día único en la vida. Con quién quieres pasarlo realmente? Ser uno mismo no es tan complicado.

Siempre soñamos con una ceremonia al aire libre sobre un manto de hojas, rodeados de naturaleza, voces en directo interpretando nuestros temas favoritos y el resultado superó nuestras expectativas. Nada de protocolos preconcebidos. Una ceremonia couture, es decir, creada y coordinada por nosotros. La música, ay la música!  El próximo capítulo se lo dedicaré al capítulo más importante sin duda para nosotros por la unión personal que nos une con todas aquellas personas artistas que pusieron la sintonía única a nuestra boda: la felicidad en línea horizontal continua. Cada música, cada canción, cada minuto musical de la boda representó nuestra vida, lo que somos y que diseñamos a medida para nuestros invitados y para cada momento de la boda. Nada demasiado tradicional encajaba en nuestro concepto de boda porque nosotros no somos así.  Al final tuvimos nuestro altar frondoso y nuestro manto de hojas.

Siempre quisimos una boda no rules, una gran fiesta que compartir con las personas que más nos importan y celebrarla en un lugar que nos dejara personalizar hasta el último detalle y no coartara nuestras alas creativas y apasionadas. Lo tuvimos claro, visitamos varios lugares emblemáticos de Madrid, pero nos enamoramos del Palacio de Aldovea tanto por su belleza, sus espacios y su servicio excelente como por su historia. Nos sentimos como en casa desde el primer momento y nos ayudaron a que todo estuviera en su sitio.

Siempre quisimos una decoración floral sencilla con un gran fondo verde con predominio de flores de tonos oscuros que resaltara de forma natural la belleza de Aldovea y no la disfrazara. Es una pena cuando los sitios bellos por naturaleza se disfrazan de decoraciones bodiles totalmente desacordes con el entorno. Será mi obsesión por la ambientación, la escenografía, siempre visualizando el espacio, la coordinación antes de componerlo…manías.

 

No se me ocurría mejor manera de retomar el blog que compartiendo con vosotros algo tan personal y emotivo como fue nuestra boda. El primer capítulo os los dejaba aquí. Ya ha pasado más de un año y parece que fue ayer cuando Emilio me pidió que nos casáramos desde lo alto de uno de los edificios más impresionantes de Tokyo, pero sin duda, volvería a repetir cada segundo porque, desde ese momento comenzó una aventura que hemos disfrutado muchísimo y aunque es algo que se suele escuchar a menudo, pasa tan deprisa…Antes de empezar, os agradezco de corazón cada mensaje de cariño que nos habéis enviado a Emilio y a mi. No podemos ser más felices.

 

bodas, wedding, bodas de otoño, invitaciones de boda, seating DE BODA, bodas de otoño, bogarty y bacall, oui oui detalles, palacio de aldovea, aldovea catering, novias diferentes, novias con estilo, boho wedding, slow life, no rules, el marco rojo
captura-de-pantalla-2017-01-01-a-las-21-14-53

Recuerdo el día en que visitamos el Palacio de Aldovea por primera vez, a finales de noviembre de 2015. Habíamos hablado tanto de este día que teníamos las cosas demasiado claras, pero nos faltaba el lugar para hacerlo realidad. Recorrimos todo el palacio y sus jardines de aire bucólico y nos sentimos como en casa desde el primer momento. Se encuentra a muy pocos kilómetros del centro de Madrid y ademas se adaptaba a todas nuestras necesidades, que no eran pocas…  La total personalización de nuestro día sin imposiciones de protocolos y proveedores; nada de carpas a las que personalmente tengo tanta manía dos grandes habitaciones para que los novios pudieran prepararse ese día junto a sus familias en un momento de intimidad, lo cual también facilita enormemente el trabajo de fotógrafos, vídeo y maquillaje; distintos escenarios en el mismo recinto para lo que iba a acontecer durante todo el día; un servicio experimentado y catering de primera y algo muy importante para nosotros, un lugar idílico donde realizar la ceremonia de nuestros sueños al aire libre A mi marido y a mi siempre nos han gustado las cosas sencillas, con un toque especial, pero muy acogedor. Todo tenia que ser muy nosotros.

img-20161026-wa0058 bodas, wedding, bodas de otoño, invitaciones de boda, seating DE BODA, bodas de otoño, bogarty y bacall, oui oui detalles, palacio de aldovea, aldovea catering, novias diferentes, novias con estilo, boho wedding, slow life, no rules, el marco rojo _f7a0907orig-copia _f7a0909orig-copia

Los días previos estuvimos decorando las estancias con jarrones de cristal mercurizado de Maison Du Monde repletos de ramos silvestres compuestos por skimmia, astilbe, cardo… y hoy me encanta verlos por casa y llenarlos de flores como ese día. Montamos las estación de la cerveza, el seating plan y las sillas del altar en una sala para que se pudieran replicar el día de la boda. Todas las plantas las compramos en Vivero Sanghai, como solemos hacer habitualmente cada fin de semana, que además nos sirvió en la finca todas las plantas que había encargado previamente para decorarla a nuestro gusto.

El día de la boda todo el equipo de Aldovea se volcó en ayudarnos y mis amigas Bea y Sandra ejercieron de mano derecha e izquierda de los novios como si fueran de la familia.  Sin ellas no hubiera sido posible. Gracias chicas!!

_f7a0908orig-copia _f7a0889orig-copia

 

bodas, wedding, bodas de otoño, invitaciones de boda, seating DE BODA, bodas de otoño, bogarty y bacall, oui oui detalles, palacio de aldovea, aldovea catering, novias diferentes, novias con estilo, boho wedding, slow life, no rules, el marco rojo img_9945 _f7a0871orig-copia

Para el aperitivo encargamos nuestras marcas de cerveza favoritas Alhambra y Mahou y añadimos mini envases para aceitunas que compramos en Makro. El cartel de madera se lo encargamos a mi tía Isabel de su tienda Shop Avra que atiende pedidos por encargo. Sin duda, tras ver distintas opciones, teníamos que tener un rincón de la cerveza y la aceituna…un rincón del champán no iba con nosotros ni con nuestra boda.
img_7246

 

 

img_7280

 

A pesar de que Aldovea tiene unos jardines maravillosos donde se suelen realizar los banquetes al aire libre cuando el tiempo lo permite, nosotros decidimos realizar el banquete en uno de sus salones que decoramos intentando traer la naturaleza al interior. Colgamos ramos de olivo de las ventanas y rellenamos los grandes jarrones que decoraban el palacio con eucalipto, astilbe y flores silvestres. En las fotos estamos mi marido y yo poniendo todo a punto para el gran día. Escogimos un mantel liso rústico en color piedra y unas servilletas en verde mint para no romper la sintonía cromática del salón y que destacara perfectamente el centro de mesa de tonos verdes y burdeos compuesto por skimmia, protea y hortensia envejecida.  Después de buscar candelabros por varias sitios y no dar con el estilo que tenia en mi cabeza, los encontramos en Zara Home al igual que los vasos de agua de cristal verde.  Más de 30 candelabros mercurizados decoraban las mesas y pude tener mi banquete de otoño a la luz de las velas. Fue una maravilla trabajar con el equipo de Aldovea  que nos ayudaron a poner la ramita de olivo sobre cada servilleta y los carteles de Instragram que compramos en Oui Oui Detalles para que nuestros invitados compartieran sus mejores instantáneas en las redes sociales.

_f7a0888orig-copia _f7a0893orig-copia bodas, wedding, bodas de otoño, invitaciones de boda, seating DE BODA, bodas de otoño, bogarty y bacall, oui oui detalles, palacio de aldovea, aldovea catering, novias diferentes, novias con estilo, boho wedding, slow life, no rules, el marco rojo

 

_f7a0892orig-copia _f7a0895orig-copia

 

bodas, wedding, bodas de otoño, invitaciones de boda, seating DE BODA, bodas de otoño, bogarty y bacall, oui oui detalles, palacio de aldovea, aldovea catering, novias diferentes, novias con estilo, boho wedding, slow life, no rules, el marco rojo

 

foto-356 foto-349 img_7392 img_7301

El resto de cartelería sobre madera también lo encargamos en shop avra y para las mesas del cocktail elegimos un planta de la familia de los helechos. Verde. Solo verde. Sobre mantel de lino tono rosa polvo.

img_7260 img_7739

Nosotros mismos construimos nuestro altar con sillas de cruceta, colgantes de macramé de Natura selection, carteles de tela de saco de shop avra, ramas de eucalipto y hortensias de postal…y un fondo verde hacia tonos rojizos que trepaba por paredes y escaleras de piedra. Tuvimos nuestro lugar. Solo para nosotros. A caballo entre el boho, el slowlife… nada convencional. Y nuestro manto de hojas…caídas, que durante varias semanas recogió el equipo del Palacio para nosotros. Muchísimas gracias!

img_7393 foto-351

Para el sitting plan partimos de una idea que nos enseño Ana del equipo creativo de Bogarty y Bacall y su avatar para bodas @theweddingshop_byb. Os recomiendo visitar su Instagram si estáis buscando algo diferente. Pero si la idea de la macetas nos gustaba mucho, nos faltaba un toque más, así que decidimos incluir esta cómoda familia que lleva muchos años con nosotros y que tiene un estilo y tono muy acorde a la estética de la boda, a las servilletas mint que escogimos. Detrás situamos más jarrones altos repletos de eucalipto y flores silvestres, todo muy engamado. Estamos enamorados de este rincón. Los meseros de Ana fueron perfectos, inspirados en el otoño, sencillos pero llenos de detalle. Un placer conocernos así querida Ana.

bodas, wedding, bodas de otoño, invitaciones de boda, seating DE BODA, bodas de otoño, bogarty y bacall, oui oui detalles, palacio de aldovea, aldovea catering, novias diferentes, novias con estilo, boho wedding, slow life, no rules _f7a0859orig-copia

y hasta aquí el segundo capítulo…continuará…

Bss,

Cris

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *