MILAN: GUÍA DE VIAJE

·

Quizás porque siempre había oído que Milán no era bonita no entraba en mi lista de destinos europeos a visitar. Puede que sea por estas bajas expectativas que me haya gustado tanto. Adoro las ciudades llenas de vida y esta capital de la moda, desde luego, aburrida no es. ¡Y fea tampoco!
Nosotros no somos los mejores cazadores de chollos en cuanto a viajes se refiere, más bien todo lo contrario. Se nos suele encender la bombilla tarde y así nos va… Pero si planificáis este viaje con tiempo veréis que hay vuelos que están muy bien de precio. Milán bien vale un viaje y las excursiones que podréis hacer desde allí ni os cuento: el lago de Como y los pintorescos pueblos de su alrededor; Verona, la ciudad de los Capuleto y los Montesco; la bonita urbe medieval de Bérgamo… Aunque de las escapadas que hicimos mejor os hablo en otro post.
Nosotros nos alojamos en el barrio de Brera, la zona bohemia de la ciudad. Llena de cafés, terrazas, tiendas con encanto y restaurantes, ¡creo que fue todo un acierto! Os recomiendo callejear por la zona, plagada de fachadas coloridas, comer en el Rosso Brera, visitar la pinacoteca y el Caffè Fernanda.

Una visita al monumento más emblemático tampoco podía faltar: la catedral de Milán o el Duomo os dejará sin aliento. Está emplazada en el corazón de la ciudad así que nosotros fuimos andando. En general, aunque también tiramos de taxis, fuimos a casi todos los sitios a pie. Con deciros que esos días, según el iphone, caminamos casi 70 kms. ¡Y sin cochecito! Una ola a mis niños, en especial al de 4 años y a los brazos de su padre, que en sus momentos de flaqueza y en sus largas siestas hicieron las funciones de cuna. ¡Ni el mismísimo Thor lo habría hecho mejor! 😛

Nos plantamos en el Duomo a las 8 y poco de la mañana, esperando poder visitarlo por dentro, pero nos llevamos un buen chasco cuando nos dijeron que para ese día  no quedaban entradas. Así que ya sabéis, mejor comprad las entradas por internet antes del viaje por si las moscas….

Situado justo al lado del Duomo, no os podéis perder el centro comercial más famoso de Milán: la Galería Vittorio Emanuelle II. Una preciosidad, ¿no os parece?

No demasiado lejos se encuentra el Teatro de la Scala y el castillo Sforceso. (No pongo fotografías porque ya veo que me va a quedar un post extensísimo…:S)
Visitar el barrio de los canales, el Navigli, tampoco podía faltar. Un paseo que os recomiendo hacer al atardecer y así podréis cenar en alguno de los numerosísimos restaurantes que hay por la zona. Al Pont de Ferr fue nuestro elegido.

Una tarde fuimos al Cuadrilátero de oro, la zona donde se concentran todas las tiendas de lujo, un barrio que no te puedes perder aunque no quieras ir de shopping.  Está formado por las calles Della Spiga, Sant’Andrea, Manzoni y Montenapoleone.

Nuestro avión de regreso a Barcelona salía por la tarde así que dedicamos toda la mañana del último día a visitar la Fondazione Prada, un espacio de arte contemporáneo que yo pensaba iba a ser un aburrimiento para mis hijos pero que, según Bruno, fue lo mejor del viaje. ¡La verdad es que pasamos unas horas de lo más entretenidas! La zona de la “casa encantada” a ellos les fascinó. No os podéis perder el Bar Luce, situado en la entrada, diseñado por Wes Anderson recreando los clásicos cafés milaneses de los 50 y 60’s. El pastel que veréis en la fotografía, muy fotogénico a la par que malo, queda dicho. Tampoco podéis iros sin entrar en los wc, tanto los del bar como los de la fundación, la última foto es de allí, no pude resistirme a hacer un selfie, jeje.

En otro post os contaré nuestros días por el Lago di Como. ¡Espero que os haya gustado esta guía personal de Milán!

10 comentarios en “MILAN: GUÍA DE VIAJE

  1. ¡Qué pasada por favor! me corroen unas ganas inmensas de conocerla. Gracias por contar tus experiencias y darnos consejos para visitarla.
    Tus looks como siempre ideales, desde luego hija mía es que te mimetizas con el entorno ¡no puedes ser más estilosa!.
    Besos.

    Gemeladas

  2. No era un destino que me llamase mucho la atención, pero después de todo lo que nos has mostrado, qué ganas de ir! Muchas gracias por compartir tu experiencia.

    1. De nada! Mis expectativas no eran muy altas. Mi padre iba a menudo por trabajo y desde pequeña le he escuchado decir lo fea que es esa ciudad. Y no me lo pareció para nada. Claro, igual el tener Venecia, Florencia o Roma como vecinas influye un poco… No es tan bonita como ellas, pero bien vale una escapada!

      Un beso!

  3. ¡Pero cuánto te curras los posts de las escapadas! ¡Están geniales! Mira que he estado veces en Milán porque una de mis amigas vivía cerca del lago Maggiore, pues después de leerte creo que me falta media ciudad por visitar 🙂

    Lo que más recuerdo de Milán es perseguir a milaneses haciendo el camino inverso hasta dar con el horno que vendía las empanadillas que se iban comiendo por la calle. ¡Qué cosa más rica! Panzerotti, se llaman. El sitio está cerca de La Escala.

    Un millón de gracias por compartir fotos y lugares, seguro que la próxima visita la disfrutamos más 🙂

  4. Estupenda guía! Con unas fotos fabulosas, como siempre <3 A mi tampoco me llama mucho Milán pero la verdad es que no pinta nada mal para una escapadita exprés.

    Con ganas de ver la 2ª parte me llama mucho la atención, ya la foto que nos enseñaste en IG pintaba requetebonito.

    Buen fin de semana (lluvioso) un besazoooo

    1. 3 días estuvimos en Milán ciudad y más o menos lo vimos todo. Eso sí, yo os recomiendo ir más días porque la zona del lago Como es una maravilla! Ya os contaré más cosas de esos pueblos, aunque nosotros solo vimos dos. No me importaría nada regresar algún verano y pasar más días por esa zona, nos gustó mucho!
      Muaa

  5. Hola Mireia,
    Me ha encantado tu post: 4 looks y paseos y recomendaciones para visitar Milán con fotos incluidas, un lujo!!!! Nos estás mal acostumbrando!!!
    Mira que en lo de Milán coincido contigo, a mí también me han hablado mal de esta ciudad por lo que nunca he tenido en la cabeza visitarla. Tu post me ha hecho cambiar de idea.
    Saludos,
    Lili

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.