LOS MITOS DEL ROMANTICISMO

Hola a tod@s,

 

Hoy quería comentar una charla de Alain de Botton acerca del romanticismo súper interesante donde habla sobre la manera de amar y su vinculación con la sociedad en la que vivimos.

 

Según Botton, el romanticismo para nuestra sociedad consiste en que:

 

  • Todos tenemos un alma gemela.
  • Seremos comprendidos al 100% por nuestra alma gemela y además no harán falta las palabras.
  • No tendremos secretos con nuestra alma gemela.
  • Amar a tu alma gemela significa no querer que cambie.

 

A continuación, y de una forma muy “elocuente” y algo sarcástica, Botton desmitifica estas declaraciones acerca del romanticismo a través de unas mucho más terrenales y realistas y añade otras nuevas:

 

  • Todos estamos locos de una manera o de otra y nos sentimos atraídos hacia personas que tienen el punto de locura que nos resulta familiar porque sigue el patrón que hemos visto en casa y consideramos normal.
  • Necesariamente hay parcelas de nuestra personalidad que no van a ser entendidas por nuestra pareja y, ¡no pasa nada!, ni si quiera tu mismo las entiendes completamente. Y para las que sí queremos compartir con nuestra pareja, ¡se hace a través de la comunicación! No somos mentalistas.
  • A veces sentimos que si no contamos todo lo que se nos pasa por la cabeza a nuestra pareja no estamos siendo nosotros mismos ni estamos siendo honestos, y en una relación romántica hay que ser honesto, ¿no? ¡Error! Los secretos están bien, especialmente cuando pueden dificultar algún aspecto de la relación.
  • Existe el mito de que cuando amas a alguien no quieres que cambie. La educación dentro de una relación de amor resulta ser ilegítima, y el problema es que en una relación educativa común (Profesor – aprendiz), el profesor está comprometido con que el alumno aprenda, pero también tiene una dosis de paciencia mayor y por tanto hay menos presión y frustración. Te importa, pero no tanto como cuando el alumno resulta ser tu pareja y el hecho de que aprenda te afecta directamente.

 

La síntesis de esta reflexión acaba en tres consejos para poner en práctica con nuestra pareja:

 

  • COMPASIÓN: Empezar a tratar a tu pareja como a un niño pequeño, con compasión. Para ser generoso en la interpretación de su comportamiento.
  • SENTIDO DEL HUMOR: Usar el humor como recurso para evitar juzgar algo que hace tu pareja como algo malévolo.
  • COMUNICACIÓN: Si partimos de la base de que es imposible que nuestra pareja nos entienda completamente ya que ni nosotros mismos somos capaces de lo mismo, encontramos que la comunicación es indispensable y que lo más conveniente es elevarla a un nivel incluso terapéutico.

 

No somos perfectos y, si no existe nadie perfecto, no existen relaciones perfectas.

 

¡Os dejo el enlace de la charla subtitulada, espero que os guste!

https://www.youtube.com/watch?v=MRi7KPwZabc

 

Os mando mucho amor,

Claudia

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *