¿De verdad crees que le sacas todo el partido al corrector?

Cuando descubras todos los usos que le puedes dar, ¡no te vas a separar de él!

Si hay un producto de maquillaje que no puede faltar en nuestro neceser ese es el corrector. Es nuestro mayor aliado para cubrir esas “imperfecciones” que tenemos en el rostro sin necesidad de maquillarnos por completo. Pero, ¿sabías que sirve para mucho más? El corrector no solo nos ayuda a disimular ojeras o enmascarar ese granito que nos acaba de salir, su utilidad va mucho más allá. Y David Deibis, Makeup Artist para Perricone MD, nos lo demuestra explicándonos hasta ocho maneras de aplicarlo para sacarle el máximo partido.

Ocho formas diferentes de utilizar un corrector

Cubriendo imperfecciones

Sin duda es su uso más evidente. De hecho, la gran mayoría recurrimos al corrector para cubrir esas imperfecciones de última hora (como un granito, por ejemplo). David Deibis, de Perricone MD, nos desvela cómo aplicarlo en este tipo de situaciones: “Siempre recomiendo aplicarlo en lo que denomino como dos fases. Primero, usaremos un pequeño punto sobre el granito y difuminando con la yema de los dedos para crear como un lienzo que se unifique con el tono de la piel. Después, aplicaremos un segundo punto de nuevo en la zona inflamada, aumentando así la cobertura, sellando un poco con la yema del dedo de nuevo.

Corrector de Perricone MD

Corrigiendo la mirada

Hay quien tiene muy marcadas las ojeras y hay quien se le marcan más tras una mala noche. Sea cual sea el motivo, a todas, en algún momento de nuestra vida, nos ha tocado sufrirlas y disimularlas. Y es ahí cuando recurrimos al corrector. Pero, ¿lo hacemos realmente bien? “Aquí es clave aplicarlo solo en la zona del lacrimal y, desde ahi, ir difuminando. No soy partidario nunca de aplicarlo por todo el contorno o por la mitad de él, ya que esto suele provocar un efecto parche poco natural. Se trata de cubrir, no de disfrazar la mirada.”, añade el maquillador.

Cubriendo manchas y rojeces

Ya sea por cuestiones hormonales o porque nos hemos pasado tomando el sol, las manchas suelen empezar a aparecer en la piel a partir de los 20 años. Las rojeces puede que antes por motivos de estrés o incluso por el uso continuado de la mascarilla. Para taparlas y unificar el tono de la piel, David Deibis aconseja aplicar un punto sobre la mancha o rojez y difundir con brocha para conseguir un efecto natural. También comenta que es conveniente, en estos casos, utilizar productos que además de tapar actúen sobre el problema.

Corrector de Perricone MD

Como prebase labial

Esto seguro que te ha sorprendido, ¿verdad? Pues es un punto muy importante a tener en cuenta, en especial si eres de las que le dura el labial menos que un caramelo en la puerta de un colegio. Y es que, cuando un corrector cumple esta función, consigue varios beneficios en uno: facilita el acabado mate, ayuda a que quede fijado y la barra tenga un efecto permanente y, también, podrá corregir imperfecciones cercanas al contorno de la boca. “Aplicaremos tres puntos en el labio inferior y tres en el superior (izquierda, centro, derecha). Distribuiremos con la yema del dedo índice de manera que quede uniforme. Dejaremos secar un poco y, pasados unos 30 segundos, podremos aplicar nuestra barra habitual.”, añade el Makeup Artist.

Como prebase de sombras de ojos

De la misma manera que en los labios, el corrector también se puede aplicar en el párpado móvil como prebase de ojos. El maquillador nos cuenta que aunque en este caso prefiere aplicar productos específicos para esta zona, es una estupenda alternativa para cuando no contamos con ellos porque puede cumplir su función con nota. “Aplicaremos en este caso un punto en el centro, cerca de la línea de las pestañas, y difuminaremos con los dedos hacia arriba y los extremos.

A modo de iluminador

Obviamente, si tenemos un iluminador, será mejor opción, pero esta no es una mala alternativa en absoluto. Lo básico será aplicar un corrector más claro que nuestro tono de piel en el arco de la ceja, la punta de la nariz, el área superior del pómulo y en el arco del labio.“, añade el maquillador.

Corrector de Perricone MD

Como herramienta para hacer contouring

El contouring no es una práctica exclusiva de las celebrities ni tampoco es algo pasado de moda. El contouring es una práctica maravillosa para resaltar los volúmenes del rostro que te animamos a que pongas en práctica. “En este caso, será mejor usar uno o dos tonos más oscuros al nuestro. Lo aplicaremos en el arco de la frente (junto a la línea de salida del cabello), hacia las sienes, y siguiendo la línea inferior del pómulo, en eje de oreja a boda, para después difuminar. También podremos contornear la nariz añadiendo una línea vertical a cada extremo, difuminando de nuevo traes ello.“, expresa Deibis.

Esculpiendo las cejas

¿Te has llevado una sorpresa al leer esto? Sí, has leído bien, el corrector también puede ayudar a definir las cejas, sobre todo a aquellas poco pobladas o poco oscuras que necesitan un toque para resaltarlas. “Con un tono más claro del nuestro, haremos una línea siguiendo la ceja, tanto arriba como abajo de ella, y después difuminaremos. Esto aumentará el contraste y creará unas cejas más llamativas y salvajes, como es tendencia.“, Concluye el make up artist.

No Make Up Concealer de Perricone MD

¿Has visto todo lo que puedes conseguir con un solo producto? Ahora que sabes todo lo que el corrector puede hacer por ti, es el momento perfecto para hacerse con uno que cumpla todas estas funciones con nota. David Deibis recomienda No Makeup Concealer de Perricone MD. Se trata de un corrector  ligero y de textura cremosa que no solo aporta color y permite múltiples efectos, sino que también trata la pigmentación alrededor del área de los ojos, mejorando la luminosidad de la piel, y protegiéndola con SPF 20 de amplio espectro.