L’interdit de Givenchy, la historia detrás del perfume

Esta fue la inspiración para la creación de una de las fragancias más icónicas de todos los tiempos

Todos los proyectos tienen una historia detrás. Y en ocasiones el amor y la amistad son protagonistas. Cuando esto ocurre, cuando una idea se mezcla con unos sentimientos como estos, solo se pueden conseguir buenos resultados. Ejemplo de ello es la historia de L’interdit de Givenchy, el perfume que enamoró a Audrey Hepburn (y al mundo entero).

Hubert de Givenchy y Audrey Hepburn, una relación más allá de lo profesional

Hubert de Givenchy

Antes de comenzar con la historia de L’interdit de Givenchy y con la relación entre la actriz y el diseñador, empecemos por el principio. Hubert de Givenchy fue uno de los diseñadores de alta costura más destacados. Perteneciente a una familia de clase alta francesa, nace en los años 20 y pierde a su padre a una edad muy temprana por lo que es criado por su madre y su abuela. Y, aunque en su casa querían que fuera abogado, decide ingresar en la Escuela de Bellas Artes de París y adentrarse en el mundo de la moda.

Al comienzo de su carrera trabaja con los más grandes de la época en varias maisons hasta que finalmente crea la suya propia, la Casa de Modas Givenchy. Tal es su éxito que se convierte en el diseñador de referencia de mitad del siglo XX: todas querían vestir sus creaciones con ese aire francés tan sofisticado y femenino. Actrices, cantantes, princesas… Su clientela era enorme y muy leal, pero solo una mujer es la que roba el corazón de Hubert convirtiéndose en su principal embajadora. Cómo no, hablamos de Audrey Hepburn, la actriz que siempre será recordada por “Desayuno con diamantes“.

© Gtres Online

Audrey Hepburn

En 1929 nace Audrey Hepburn en Bruselas en el seno de una familia muy bien posicionada, y con tan solo seis años su padre les abandona. A raíz de esto, su madre decide mandarla a un internado en Inglaterra. En su estancia descubre su amor por la danza clásica y empieza a estudiarla. Pero sus planes se truncan cuando comienza la Segunda Guerra Mundial, momento en el que su madre decide que vuelva a casa. En esos años, y aunque continúa estudiando danza, se da cuenta que nunca llegará a ser una gran bailarina por lo que se arriesga a dejar esta disciplina y dedicarse a hacer películas. Tras varios films, cruza el charco y le contratan para hacer “Vacaciones en Roma“, el largometraje que le lleva al estrellato y con el que gana varios premios, entre ellos el Oscar. Fue precisamente en esta gala cuando luce por primera vez en público un diseño de alta costura de Givenchy.

La relación entre ambos

1953 es el año en el que el diseñador y la actriz se conocen. Audrey necesitaba encontrar los vestidos con los que vestiría en su nueva película “Sabrina” y por este motivo acude a Hubert de Givenchy (el diseñador que salía en todas las portadas de revistas) para que la vistiera con ese glamour francés que tanto gustaba en las altas esferas. Así que acude a su estudio y cuando entra, con su pelo corto y un look muy afrancesado con pantalones capri y bailarinas, Hubert se queda muy sorprendido y algo reacio. Y es que, cuando le comentaron que la señorita Hepburn iba a visitarle, él esperaba a Katherine (por aquel entonces, Audrey no era conocida en Europa).

En este encuentro, en el que la actriz le expone que busca los estilismos para su próxima cinta, Hubert le dice que no puede crearle unos vestidos en exclusiva pues se encontraba inmerso en el lanzamiento de su inminente colección de invierno. Pero al final llegan a un acuerdo y deciden que lucirá algunas de las propuestas de esa colección. Esa misma noche salen a cenar juntos y, tras esto, nace una relación que durará más de 40 años.

Historia de L'interdit de Givenchy
© Givenchy

L’interdit de Givenchy

La historia de L’interdit

La historia de L’interdit comienza en 1957 cuando Hubert y su hermano Jean Claude deciden crear los perfumes Givenchy. En este momento hacen dos perfumes, uno de ellos en exclusiva para su adorada Audrey Hepburn. Givenchy quería darle las gracias por elegirle para todas sus películas de una forma absolutamente especial con un regalo específico para ella: un aroma andrógino y atípico como la actriz. Cuando dan con la fórmula perfecta, la reúne en su atelier y se lo muestra impregnado en un pañuelo. A ella le encanta nada más olerlo. “Hubert, nadie me podría haber regalado nada tan sumamente especial y bello. Este perfume termina de vestirme, tu alta costura se cierra con este aroma“, le dice a Hubert tras saborear la fragancia.

Felices con el resultado, salen a cenar sin percatarse de que dejan el pañuelo con el perfume en el salón de pruebas por el que pasan todas las clientas. Y claro, el espacio termina oliendo a él y las mujeres que lo visitan acaban descubriendo la fragancia. Por supuesto, se enamoran y preguntan por él, ¡ellas también quieren llevarlo! Ante la insistencia, deciden que debe comercializarse y Givenchy le pide permiso a Audrey ya que en un principio ella sería la única que la utilizaría. La respuesta de Audrey fue “Je te l’interdit!” (¡Te lo prohibo!), de ahí el nombre de este espectacular aroma.

Linterdit de givenchy
© Givenchy

El perfume

Maravillosa la historia de L’interdit, ¿verdad? Pues si te ha gustado, más te gustará el perfume. O más bien los perfumes, porque Givenchy cuenta con tres opciones para disfrutar de esta fragancia. Y es que, la casa de belleza francesa, tras varias modificaciones en las que reinterpretaba este perfume, lanza en 2018 una versión renovada del clásico L’interdit. Una versión que respeta su esencia original a la vez que introduce toques acordes a la mujer actual dando lugar a un aroma elegante de la familia floral amaderada. Tras él llega en 2019 su “Eau de Toilette” y justo ahora, en 2020, su propuesta más intensa y sofisticada, el nuevo “L’interdit Eau de Parfum Intense. Tres fragancias elegantes, adictivas y muy refinadas de las que es muy difícil no enamorarse.

Historia de L'interdit de Givenchy
© Givenchy