Cómo controlar el teletrabajo: gestión de control horario

El teletrabajo es una forma de realizar la actividad laboral que está tomando cada vez más terreno. Esto ha crecido exponencialmente luego de la pandemia del COVID-19, cuando la alternativa para mantener el funcionamiento de muchas empresas ha sido con el trabajo a distancia.

Esta forma de trabajo ha mostrado diversos beneficios entre los que destaca la mayor facilidad para lograr la conciliación familiar y laboral. No obstante, también tiene algunos inconvenientes entre los que destaca el control horario.

Según lo establecido en la Ley 8/2019 sobre el control horario, las empresas están en la obligación de llevar un registro de la jornada laboral de cada trabajador. Por su parte, la ley del teletrabajo no indica la forma de llevar este registro horario y lo deja a la elección de cada organización empresarial.

Esto ha traído algunas dificultades al momento de gestionar la mejor vía para llevar el control horario de los teletrabajadores. Hay diversas alternativas que las empresas pueden elegir, con base a las características de su organización así como los recursos disponibles.

Opciones para gestionar el control horario en el teletrabajo

Según la legislación laboral, cualquier sistema utilizado para registrar el cumplimiento de la jornada debe tener un soporte ya sea físico o digital. Por otra parte, la información debe ser fiable y se espera que no sea posible modificarla.

Además, se debe poder consultar tanto por el trabajador como la empresa a fin de comprobar los datos registrados. Por tanto, al momento de realizar el control horario para el teletrabajo hay que seleccionar un sistema que cumpla con estos requerimientos.

Sistemas manuales

Esto son los más sencillos y económicos, pero también los menos confiables al momento de registrar adecuadamente la actividad del trabajador. Consisten principalmente en que al momento de iniciar la jornada, el empleado realice un registro manual de sus datos en una planilla Excel.

La información es almacenada en la nube, utilizando programas de almacenamiento como DropBox o Google Drive. Además, esto les permite tener acceso a datos en línea depositados en estas plataformas a fin de cumplir con sus funciones.

Software de teletrabajo

Uno de los sistemas más confiables y completos que se están utilizando actualmente, son los programas de gestión del teletrabajo. En estos se utilizan distintas herramientas de detección como: encendido y apagado del ordenador o uso del teclado del dispositivo entregado por la empresa.

Además, en NuevaTribuna nos comentan que hay programas que cuentan con herramientas de gestión para almacenar y contabilizar la jornada laboral de cada trabajador. De hecho, permiten contabilizar jornadas por turnos, completas o parciales de forma individualizada.

Este tipo de programas facilita la gestión del departamento de Recursos Humanos, a fin de organizar las jornadas laborales en la modalidad de teletrabajo. Son capaces de organizar distintos horarios de trabajo en sistema de turnos y hacer cálculos automáticos de horas extras, vacaciones y otros.

Uso de sistemas biométricos

Otro sistema que es bastante fiable es el uso de tecnologías biométricas que se pueden instalar en los dispositivos de cada trabajador. De esta forma, los mismos tienen acceso a sus interfaces de trabajo mediante el registro de la huella dactilar, iris del ojo o la voz.

Tienen la ventaja de ser totalmente personalizados, queda registrado el momento de inicio de la actividad y brindan mayor seguridad para acceder a información de la empresa. Hay diversos lectores biométricos que se pueden adaptar a los programas de gestión que se tienen disponibles.

Aplicaciones móviles

Otra opción que ha tomado mucho auge para realizar el control horario con el trabajo a distancia, son las aplicaciones que se descargan en los Smartphones. Tienen la ventaja de que el trabajador la puede utilizar en cualquier sitio que se encuentre y registra datos de geolocalización.

Hay una gran variedad que brindan diversas funciones como registro de inicio de la jornada, planificación de gestiones personales y hasta calendario de sus actividades. Son bastante ágiles, no requieren equipos sofisticados y llevan registro de todos los datos de control horario para cumplir con lo establecido en la ley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *