Por qué elegir perfumes según la estación del año

Los perfumes se consideran parte del look de una persona, funcionando como accesorios que complementan una imagen particular. No es lo mismo una fragancia para ir a la oficina, salir a pasear con los amigos el fin de semana o ir a una fiesta elegante por la noche.

El tono y la intensidad de los aromas se perciben de manera diferente durante el día, la noche así como en espacios cerrados o abiertos. Por tanto, la mayoría de las personas tiene perfumes diferentes, para usar en cada ocasión.

Lo mismo ocurre con las estaciones del año, ya que la temperatura y los olores ambientales cambian con cada una. Por esto, debes seleccionar tus perfumes con base a tu tipo de piel, actividad y la temporada del año.

Razones para elegir un perfume según la estación del año

Los cambios de estación están asociados a distintos paisajes, estados de ánimo y actividades que puedes realizar. Durante el verano es más frecuente estar al aire libre, en ambientes relajados y con una actitud más fresca.

Por su parte, el invierno es una época de mayor recogimiento, cuando pasas la mayor parte de tu tiempo en interiores y vistiendo ropas gruesas. Todos estos factores influyen en la forma en que se perciben los aromas y, por tanto, deberías cambiar la fragancia a fin de que se adapte a cada estación.

Y no solo se trata de una cuestión de preferencias, también vas a percibir cambios en tu piel, la cantidad de sudor y hasta de grasa que produces. Por tanto, la forma en que el perfume se absorbe y expresa sus tonos, cambia con la temporada, por razones como:

1. Cambios en la temperatura y pH

Cualquier perfumista te dirá que la expresión de los aromas que contiene un perfume, se ven muy afectados por la temperatura y los niveles de pH en la piel. De hecho, los cambios bruscos de temperatura pueden destruir la estructura de un perfume y dañarlo completamente.

Además, el pH de la piel puede sufrir cambios con el aumento de la temperatura del cuerpo y la producción de sudor. Todo esto termina afectando la percepción de las diferentes notas del perfume, por lo que conviene seleccionar el más adecuado según las condiciones ambientales de cada estación del año.

2. Percepción de los aromas

Otro factor a considerar es que el ambiente que te rodea, afecta la forma en que el olfato percibe los diferentes olores. Por tanto, debes aprender a jugar con notas distintas en cada época del año, para proyectar una imagen fresca y sofisticada.

Durante el verano, los olores ambientales son mucho más intensos por las altas temperaturas, las cuales aumentan los procesos de evaporación. Mientras que en primavera el ambiente suele ser más fresco, o en invierno las bajas temperaturas reducen la intensidad de los aromas.

Todos estos factores determinan que debas cambiar de perfume durante el año ajustando las fragancias a los diferentes cambios ambientales. Toma en cuenta igualmente las notas que componen tu perfume favorito, para que conozcas la manera en que se expresan en cada estación.

3. Estimulación de tu cerebro

¿Sabías que los aromas tienen la capacidad de afectar tu comportamiento? Algunos estudios han demostrado que los distintos olores se conectan a tu memoria, haciendo que recuerdes más vívidamente que ante cualquier otro estímulo.

Por esto, cuando percibes cierto aroma en el aire, es muy probable que traigas a tu mente un momento especial de tu infancia o te acuerdes de una persona en particular. Los expertos indican que mientras más expongas tu olfato a nuevos olores, serás capaz de crear nuevas conexiones cerebrales.

De tal manera, que cambiar de perfume con cada estación hará que pongas a trabajar tu cerebro y fortalecer tu memoria. Además, las personas de tu entorno irán desarrollando su memoria olfativa para reconocerte en cualquier lugar.

Tipos de perfume según la estación del año

Tal como leemos aquí, no todos los perfumes tienen la misma concentración, además de que la intensidad de los aromas varía con la familia olfativa que contienen. Para elegir el perfume que más te conviene en cada estación, debes conocer las presentaciones que encontrarás disponibles:

  • Parfums: estos son los de más alta concentración, que va de un 40 a 20 %, por lo que se estima que permanecen en la piel hasta por 8 horas y brindan mayor intensidad.
  • Eau de Parfum (EDP): el agua de perfume tiene las fragancias concentradas entre 20 a 10%, permaneciendo el aroma por unas 5 horas, según el tipo de piel y temperatura.
  • Eau de Toilette (EDT): en esta presentación solo se tiene de 10 a 8% de fragancias concentradas, por lo que los aromas se perciben de manera más sutil. La duración en la piel se encuentra alrededor de las 2 horas.
  • Eau de Fraiche (EDS): también conocidos como splash, tienen una muy baja concentración de las diferentes fragancias (3 al 1 %) y apenas permanecen 1 hora en la piel.

Sabiendo esto, podrás jugar con las diferentes concentraciones según la ocasión y época del año. Recuerda que mientras más concentrado, el perfume será más costoso aunque se compensa con la duración que tiene en tu piel. Aquí te dejo algunas recomendaciones para elegir el perfume para cada estación:

Primavera

En esta época la temperatura ambiental es muy agradable, ideal para lucir atuendos ligeros y salir a pasear al aire libre. Además, se perciben gran cantidad de aromas sutiles y dulces, ya que muchas plantas florecen en los meses de primavera.

Para la estación del renacimiento de la vida, te recomiendo tonos florales, Chipre y cítricos, para combinar con los aromas de la naturaleza. Los más recomendados por su frescura son la lavanda, jazmín, romero o melocotón.

En este sentido, lo mejor es comenzar con una nota de salida muy fresca, como madreselvas o peonías, para continuar con un corazón más cítrico y finalizar con un fondo de jazmín o violetas. En esta estación te puedes decantar por un EDP, con menor intensidad y buena durabilidad en la piel.

Verano

Debes tomar en cuenta que en esta estación las temperaturas son muy altas y sueles sudar mucho más que en otras épocas del año. Por tanto, no es recomendable usar aromas muy intensos, ya que pueden llegar a saturar tu olfato y el de las personas que están cerca de ti.

Para la estación estival, sigue las notas que brinda la naturaleza y aporta un aire de frescura por donde quiera que vayas. Opta por la familia de los cítricos y algún tono floral muy suave, que complemente las notas del perfume.

Si pasas mucho tiempo al aire libre, quizás te convenga optar por un EDS, que te dará un aire fresco y sutil, sin saturar el ambiente. Para las noches veraniegas, un EDT será suficiente para dejar una estela fragante tras de ti.

Otoño

El tiempo de los colores terrosos, las temperaturas frescas y el viento que sopla fuerte, por lo que deberás llevar prendas un poco más abrigadas. En el otoño sueles estar un poco más en interiores y sueles llevar ropa más formal en la oficina.

Para mí, los mejores perfumes en esta estación son los de la familia Chipre, donde predominan las notas de salida ligeras como la bergamota y el jazmín. Para el corazón es ideal el musgo de roble, que aportará un tono terroso y húmedo, terminando con un delicioso fondo de sándalo.

Lo más adecuado es combinar EDT o EDP durante el día, y en la noche puedes apostar por un perfume más concentrado. Siempre sin exagerar y recordando usar solo la cantidad exacta en los puntos de pulso de tu cuerpo.

Invierno

Es el momento de recogerse, abrigarse al calor del fuego y disfrutar de la intimidad, mientras la naturaleza entra en pausa. Durante esta época, las temperaturas bajas reducen al máximo la sudoración de tu piel y puedes apostar por tonalidades de aromas más intensos.

Mis preferidos son los que recuerdan a la madera, particularmente el cedro, abedul y enebro, con un toque de sándalo para aportar frescura. Y para esas noches invernales, puedes optar por el misterio oriental de las especias, probando con notas de pimienta, vainilla, canela o cardamomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *