¿Por qué no hacemos un playroom en casa? 7 normas para diseñarla en casa

Una vez que empiezas a investigar sobre todas las ventajas del método Montessori y cómo puede favorecer el desarrollo de nuestros hijos, sobre todo haciendoles personas más independientes y autosuficientes (dos de las cuestiones que más nos preocupan a los papás). La pregunta es cómo puedo hacer una playroom en casa, siendo realistas, porque no solemos vivir en casas de 250 metros cuadrados con estancias para todo…

 

Tranquilos, porque es mucho más sencillo que hipotecarnos para vivir en una casa grande. Desde mi punto de vista tenemos tres opciones para diseñar una playroom en cualquier piso o, incluso, apartamento. Por un lado crear un rincón de juegos dentro de la habitación del niño con una alfombra, algunas estanterias y jugueteros. Esta idea también la podemos llevar al salón si nos gusta que jueguen y estén con nosotros.

La tercera opción si tenemos varios hijos es destinar un cuarto a dormir y otro al juego. De esta forma es más sencillo que los hermanos se acostumbren a estar juntos, vivan momento muy bonitos y aprendan a compartir. Otro de los grandes temas a la hora de educar a los pequeños.

 

Sea como fuera una playroom debe contar con 7 normas básicas para gustar tanto a niños como mayores, indenpendiente de los metros disponible.

  1. Colores agradables que nos relajen y nos inviten a estar tranquilos jugando, no se trata de elegir un blanco sin más pero tampoco de probar con toda la paleta cromática. Las paredes de pizara son geniales para dejar volar su imaginación.
  2. El orden es fundamental cuando decides que una estancia entera o una parte de tu salón se destine a su juego. Por eso las estanterías y los jugueteros deben estar presentes y siempre a su alcance. Así desde muy pequeños pueden coger los juguetes, sacarlos pero siempre sabiendo que deben volver a dejarlos en su lugar.
  3. Los niños deben estar muy cómodos, así que las alfombras serán básicas para que puedan sentarse, jugar en el suelo y andar descalzos. Si tenemos espacio podemos completarlas con puff o asientos bajitos donde sentarse a leer.
  4. Precisamente, como sabéis mi afición por la lectura está claro que un rincón de leer es básico en cualquier playroom. Unas estanterías con los cuentos y libros a manos será suficiente para montarlo sin ocupar nada de espacio.
  5. La cama casita o el modelo tipi son dos básicos siempre que tengamos espacio en la sala. ¿A que niño le gustaría tener un espacio de juego con cojines, colchonetas y cualquier componente que le haga sentirse en una cabaña.
  6. Ya lo comentamos en las habitación Montessori, un espejo si tenemos espacio les va a dar mucho más juego del que pensamos. Desde bailar, correr, hacer ejercicios o incluso disfrazarse y jugar.
  7. Cerramos teniendo en cuenta algunas nociones meramente decorativas. Desde buscar colores suaves, muebles prácticos y fáciles de limpiar hasta personalizar todo al máximo con letreros de madera con su nombre o señalando algunos de los rincones más importantes.

¿Qué os parece la idea de crear una playroom en casa? ¿Os gusta la idea de destinar un cuarto al descanso y otro al juego? Todas las imágenes del post son de la cuenta de Instagram de . Os aconsejo que la seguías porque es puro amor 🙂

 

 

Un comentario en “¿Por qué no hacemos un playroom en casa? 7 normas para diseñarla en casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.