WALK-IN CLOSET

Aunque sé que el mes de agosto no es el mejor a nivel audiencia en el blog y las redes sociales, también sé que much@s estáis aprovechando los días de descanso estival para planificar cambios en casa así que no quería esperar hasta septiembre para publicar la última parte de los cambios que hemos hecho en nuestro #aticoMD para adaptarlo a la vida de familia numerosa. Como os conté en el post de la habitación de Manuel y Mario y también en el post de nuestro dormitorio, la redistribución de espacios hizo necesario multiplicar el almacenaje para ropa y zapatos así que decidimos incorporar a nuestra habitación un pequeño trastero y transformarlo en un minivestidor. No queríamos invertir demasiado dinero en este cambio así que desde el principio descartamos la idea de hacerlo todo en madera y a medida como los vestidores más clásicos. En su lugar, decidimos utilizar un sistema modular que, además de ser mucho más barato, nos permitiría cambiar la distribución si en el futuro cambiasen nuestras necesidades. De esta forma, pudimos concentrar la inversión en las piezas que sí que tenían que hacerse a medida sí o sí y que enseguida os contaré.

El sistema que elegimos fue el ALGOT de IKEA. Ya lo tenía más que fichado desde hace tiempo porque lo he utilizado para algún proyecto del estudio así que no tuve ninguna duda. Para la pared principal del vestidor elegí una distribución sencilla de tres cuerpos combinando baldas en la parte superior (había que aprovechar los más de 3 metros de altura libre!), barras en la parte intermedia y cajones de rejilla en la parte inferior dependiendo del largo de las prendas que colgarían de las barras. De todas formas, ya os digo que es todo móvil así que, si en el futuro decidiera colocar las cosas de forma diferente, podría cambiar completamente la distribución en unos pocos “clics”. Muchas me habéis preguntado la mejor manera de decidir la combinación ALGOT para vuestro espacio. En la web podéis ver los anchos entre rieles (podéis elegir entre 68cm y 46cm) y, de esta forma, sabréis cuántos cuerpos y de qué ancho os caben. A partir de ahí, es cuestión de distribuir los elementos que necesitéis. Yo elegí 3 cuerpos de 68cm de ancho y, en ellos, barras, baldas, cajones de rejilla estrecha. ¡Pero hay bastantes cosas más! Una vez lo tengáis más o menos decidido, sólo tenéis que ir a IKEA con un esquemita y las medidas de vuestro espacio y allí os acabarán de definir el “proyecto” y os confirmarán todos los elementos que necesitáis para montarlo en casa. Siempre hay conectores, recomendaciones y cosillas que ellos saben pero que se nos escapan al resto de mortales ;)

En un inicio pensé en dejar “sin nada” la pared de detrás del sistema ALGOT pero recordé que en el almacén de #MGbodasyalgomas teníamos algunos rollos de un papel precioso de Leroy Merlin (modelo RAMAS II) así que era la oportunidad perfecta para darle uso. Empapelamos dos de las cuatro paredes de la estancia; la del sistema ALGOT y la de las baldas a medida de las que ahora os hablaré. De esta forma, el papel resalta el mobiliario blanco y le da un toque superespecial al conjunto. Las otras dos paredes las dejamos en blanco para no empequeñecer todavía más un espacio bastante estrecho de por sí. De hecho, sois bastantes las que me habéis preguntado las medidas concretas así que aprovecho para escribirlas también por aquí: 2,55m de largo, 1,60m de ancho y 3,05m de alto.

Para uno de los lados estrechos, en el que no me encajaban bien ningunas baldas prefabricadas, encargamos unas baldas de madera lacada en blanco (cortadas a medidas y con escuadras “invisibles”) para colocar zapatos, bolsos, etc. En el lado opuesto colocamos el gran espejo de IKEA (ya descatalogado) que teníamos antes en la habitación; justo donde ahora queda el hueco de entrada al vestidor. Además de ser muy útil a la hora de elegir la ropa, el espejo multiplica visualmente el espacio haciéndolo parecer bastante más grande y menos agobiante. Y en la pared más larga que dejamos sin empapelar, colocamos algunos ganchos plegables (modelo BJARNUM de IKEA) para poder colgar sombreros, bolsos…

A nivel de detalles decorativos, una elección importante fueron las perchas. Elegí un modelo de Primark cuerpo de terciopelo verde y gancho en tono cobre. Además que combinar perfectamente con el papel, resultan practiquísimas ya que sujetan fenomenal la ropa y, al ser tan fina, hacen que quepa muchísima ropa en cada barra y, aun así, las perchas sigan corriendo sin agobios. ¡Un fichaje 10! Lo malo es que en Primark no tienen el modelo equivalente con pinzas (para faldas, etc) así que yo pedí estas perchas con pinzas en color cobre que encontré en Amazon. Otra compra clave fueron las cajas blancas (modelo FJALLA de IKEA) en diferentes tamaños; utilísimas para guardar complementos o cualquier cosa que queramos conservar pero que no nos apetezca tener a la vista. Tanto las bolsitas de tela metalizada como el panel con letras son de Primark y las plantitas colgantes artificiales son de IKEA. ¡Y creo que no me dejo nada!

¡Ah, sí! Antes de terminar el post quiero aclarar algo que, aunque a algunos les parece evidente, a otros no tanto. Aunque en estas fotos veáis el vestidor medio vacío y sólo con prendas y complementos en color claro, evidentemente éste no es su estado habitual. Hice este “estilismo” para poder compartir con vosotros el miniproyecto de nuestro vestidor. Si lo hubiera llenado a tope no se hubieran apreciado apenas la estructura, el papel, etc. Si lo hubiera dejado vacío del todo, hubiera quedado bastante desangelado y, además, hubiera sido más difícil hacerse una idea de la escala. Ahora ya tenemos toda la ropa y complementos colocados (en la carpeta destacada de Stories “MGhome” podéis ver algún vídeo) y la verdad es que estamos encantados con el resultado. Sólo faltará que en septiembre nos coloquen la puerta corredera de la entrada parecida a ésta y… LISTO!

Espero que os haya gustado el post y que con él haya resuelto la mayoría de las dudas que soléis preguntarme por Instagram o mail. Si necesitáis saber algo más, sólo tenéis que escribirlo en un comentario y os responderé lo antes posible. ¡Un besazo enorme!























13 comentarios en “WALK-IN CLOSET

  1. Precioso Maca!! Yo también estoy enamorada de ese papel y lo he utilizado en un proyecto en casa. Pronto lo enseñaré en mi blog. Da una frescura y elegancia increíble!
    Me encanta como ha quedado, de verdad.
    Un besazo

  2. Precioso ha quedado todo! El vestidor, la habitación vuestra y el de los polluelos.
    Tienes un estilo y un gusto muy cálido y elegante!
    Me ha encantado como has aprovechado cada centímetro en el vestidor 😉.
    Saludos, Carolina.-

  3. Te he quedado precioso, me encanta. Una pregunta, utilizas alguna forma de perfumar armaris, ropa(bolsitas, saquitos, spray…). Justo me acabo de mudar y estiu buscando alguna esencia para mi vestidor y otra para el armaris de los peques y me está costando encontrar algo que tenga buen olor sin ser empalagoso. Mil gracias de antemano!

    1. ¡Hola Nuria! Muchas gracias. Me alegra que te guste :) Ahora mismo he puesto en el vestidor un absorbe olores/humedad de flores blancas que compré en Mercadona (top glamour! XD). Buscaba algo que oliera a limpio sin empalagar y la verdad es que me está gustando. Para los armarios y cajones de los peques pongo pastillas de jabón “20.000 pompas de viaje submarino” de The Singular Olivia y para los míos también pastillas de jabón de Olivia; voy cambiando según se va acabando el aroma. ¡Un abrazo!

      1. Gracias! Buena idea lo de los jabones ;)
        Por cierto coincidimos en un curso para hacer jabones con Paula allá por 2012-2013, por lo que sou muy fan de singularolivia ;). Me apunto lo del mercadona para mirarlo yo tb busco algo que huela a limpio. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *