El reto de cambio de armario con Mr. Potato – Mamá Trendy

Lo tengo que admitir, no lo puedo ocultar… En pleno mes de noviembre y yo con la ropa de verano en los armarios. No he hecho el cambio de armarios. Un desastre, pero con este calor y la pereza que me entra siempre… ¿Cómo voy hacer el cambio de armario? Todos los días me decía a mi misma ‘Hoy hago el cambio de armario‘ Empezaré primero por el de los niños y luego el mío. Pero nada, los días han ido pasando  y pasando hasta que ya ha empezado el frío y no me ha quedado más remedio.

En esta ocasión y debido a la pereza que nos entra siempre hacer este tipo de cosas, decidí hacerlo con los niños para acostumbrarles en su vida que tienen que hacer el cambio de armario. Es tan importante el orden y el día de mañana ya no estará su madre para hacer este tipo de cosas. Mi madre hacía lo mismo con nosotras. Teníamos que ayudarla en todo y era para que nosotras el día de mañana supiéramos cómo debíamos de hacerlo.

Por supuesto, para que aceptasen ayudarme a el tema de la ropa, les tenía que proponer algo divertido. Que ellos aprendieran unos simples tips y que se divirtieran. Se me ocurrió que la patata más famosa les podría ayudar, Mr. Potato. Él tampoco lo había hecho nunca, siempre estaba Mrs. Potato con toda la ropa. Por lo que les dije que ya que Mr. Potato cumplía 65 años, y era el momento de que aprendiera hacer algo que nunca había hecho y así le daba una sorpresa a la Mrs. Potato.

Entre todos y con Mr. Potato en mano tendrían que pensar qué ropa le pondríamos ahora y la que no, habría que guardarla.

Lo pasaron genial y no hay más que ver las fotos. Aunque se distrajeron un poco poniendo y quitándole ropa a Mr. Potato. Un día se iba a la piscina y otro al polo norte.

Los mejores consejos que les he podido dar para que vayan aprendiendo poco a poco a ellos y a Mr. Potato han sido los siguientes:

1. La selección:

¿Qué es lo que queremos guardar y qué es lo que queremos retirar? Por supuesto todo aquello que esté en mal estado es mejor quitarlo de en medio. ¿Para qué las vamos a guardar si cuando las volvamos a sacar las retiraremos?

Por supuesto, todo aquello que esté bien pero que se les va a quedar pequeño, lo apartamos para dárselo a quien lo pueda necesitar. Nada de tirarlo porque mucha gente lo puede utilizar. Y el resto, a guardarlo porque el año que viene seguirán poniéndoselo un montón. Aunque con estas edades, que no paran de crecer, es difícil guardarlo. Eso sí, lo siento por Pepe que es el que hereda y hereda hasta aburrirse de ponerse todos los años lo mismo. Es lo que tiene ser el pequeño.

2. Lavar antes de guardar:

Es tan importante para que el año que viene no te lleves la sorpresa de una mancha en tu prenda favorita que por mucho que la laves no se va… Aquella mancha que se convierte en algo amarillento imposible de eliminar. Por lo que siempre hay que guardar la ropa bien limpia.

3. Almacenamiento:

Siempre compraba la típica caja sin tener en mi cabeza si donde la iba a guarda entraba o no. Es mejor guardar la ropa en las típicas bolsas de tela para que puedas acoplarlo bien al espacio en el que lo tienes.

4. Protegerla:

No es ninguna tontería y siempre pensamos que son dichos. Pero es muy necesario proteger la ropa con antipolillas. Los disgustos que podemos evitarnos…

5. Sigue un orden:

Al almacenar la ropa tenemos que hacerlo con cierta lógica para que después nos sea más fácil localizar cualquier prenda. Es decir, los pijamas con los pijamas, las camisetas con sus hermanas de mangas cortas o largas, los vestidos quizás con las faldas, y no, los bañadores, por poco que ocupen, no los metas en mogollón dentro del cajón de la ropa interior. Al menos no lo hagas si no quieres que se estropeen y la lycra se desintegre en la piscina el verano que viene.

Es recomendable poner etiquetas o rótulos en las cajas o bolsas para identificar el contenido de cada una por si de pronto necesitas algo puntual para un viaje o fiesta de disfraces.

6. Darse un homenaje:

Es un trabajazo y cuando tenemos que hacer todo esto con la ropa de toda la familia, ni os cuento. Así que, ¡hay que darse un buen homenaje cuando uno termina!

Ya han aprendido todos hacer el cambio de armario. Espero que cuando llegue el verano se acuerden y no tenga que repetir todo…

Y Mr. Potato ha hecho una de las cosas que tenía pendiente de hacer antes de cumplir los 65 años. La verdad es que me hace gracia que mis hijos jueguen con juguetes que tenía yo de pequeña. Me volvía loca con Mr. Potato y me alucina pensar que cumple 65 años. Es uno de los juguetes que siguen teniendo tanto éxito a día de hoy. Y me encanta.

Yo les cuento el éxito de este juguete, y sobre todo, cómo alcanzó la fama al salir en la película de Toy Story. Les encanta. Mucha vida tiene nuestro querido Mr. Potato.

Me hace gracia porque han hecho una página web en Facebook (lo podéis ver aquí) con las cosas que tiene que hacer Mr. Potato antes de cumplir los 65 años. Nos hemos entretenido un montón los niños y yo viéndolo. La cantidad de cosas que le quedan por hacer. Eso sí, lo del cambio de armario era necesario, ehhhh 😉

 

 

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *