Esto es lo que debes saber sobre los impuestos en las viviendas

Comprar una casa es uno de los pasos más importantes que damos a lo largo de nuestra vida y, como todo, conlleva tener conocimiento de una serie de aspectos que te ayudarán a tomar esa decisión de la mejor manera posible. Hoy te contamos todo lo que debes saber acerca de los impuestos en las viviendas, ¡toma nota!

impuestos en las viviendas chg

Todo lo relacionado con aspectos económicos puede resultar un poco confuso si no sabes mucho sobre el tema, pero con esta guía de los impuestos en las viviendas que te damos, te será mucho más sencillo conocerlos.

Impuestos sobre bienes e inmuebles (IBI)

El IBI pertenece a los impuestos municipales y es aquel que se paga por el simple hecho de ser dueño de una vivienda. Se paga de forma anual y la cantidad depende de varios factores.

En primer lugar, del valor catastral del inmueble (que se calcula a partir del valor del suelo y de la construcción, establecido por el Ministerio de Hacienda), que si no lo conoces puedes mirarlo en la sede electrónica del catastro.

Sobre este valor se añaden otros cobros establecidos por cada ayuntamiento. Por lo general, las viviendas urbanas suelen tener entre el 0’4% y el 1’1%.

Por último, debes tener en cuenta que algunas ciudades añaden recargos en el IBI, extras a los anteriormente mencionados.

impuestos en las viviendas chg

Tasa de basuras

Este tipo de impuesto también se paga anualmente y está gestionado por los ayuntamientos.

Lo recaudado por este impuesto se destina a financiar la recogida de residuos. El encargado de pagarlo suele ser el propietario del piso, aunque cada vez es más común que lo haga el inquilino.

Tasa de agua

La tasa de agua es un impuesto que no está presente en todos los ayuntamientos. Es más común encontrarlo en lugares vacacionales o en zonas donde el acceso al agua potable requiere mayores labores.

impuestos en las viviendas chg

Impuestos en la renta por tener la casa vacía

Puede que este sea uno de los más complicados de entender, pero a partir de hoy estamos seguras de que ya no tendrás ninguna duda.

Cuando tu posees una propiedad pero esta no está habitada (ni por ti ni por otros inquilinos alquilados), además de pagar una serie de impuestos correspondientes, también tendrás que pagar una cantidad en el IRPF. ¿A qué se debe esto? La razón es que la Agencia Tributaria entiende que por el hecho de tener una vivienda en la que no vives puedes obtener beneficio de esta (al alquilarla). Y lo hagas o no, calcula una cantidad estimada que tú ganarías y te la suma a tu declaración de la renta.

Si te interesa saber cuál sería el importe a pagar, es sencillo: por norma general, el 2% del valor catastral de la vivienda.

Al comprar un piso de «segunda mano»

Si la vivienda que vas adquirir no es de primera construcción, no pagarás IVA aunque sí deberás hacer frente al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP). La cuantía de este impuesto varía dependiendo de la comunidad, pero oscila entre el 4% y el 10%.

impuestos en las viviendas chg

Al comprar un piso nuevo

En este caso el IVA sí se te aplicará, pero como norma general pagarás un 10% de la cantidad en la que está escriturada el piso. La excepción la tienen las Viviendas de Protección Oficial, que pagarán un IVA reducido del 4%.

Al vender tu piso

Lo primero a tener en cuenta es que si vendes tu piso por una cantidad inferior a cuando la compraste y no obtienes beneficio alguno de esta venta, no deberás pagar a Hacienda.

Pero lo normal es que al realizar la venta de tu vivienda sí obtengas beneficio, por mínimo que sea. En este caso deberás pagar la llamada plusvalía, que es el resultado de calcular: el precio de venta, menos el precio de adquisición, más las reformas y mejoras efectuadas, más una serie de multiplicadores para ajustar los valores al efecto de la inflación.

impuestos en las viviendas chg

Por alquilar tu vivienda

Y por último, si tu piso lo tienes alquilado a otra persona deberás seguir pagando todos los impuestos anteriormente mencionados (a no ser que decidas incluírselos en el precio) y a parte deberás añadir los propios por los ingresos que recibes del alquiler.

¿Ya te ha quedado todo un poco más claro? Sabemos que muchos de estos términos pueden resultar algo confusos, pero con una guía sencilla y práctica como esta ¡ya no habrá cuestión que se te resista!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *