¿Sabes todo lo que el tónico facial puede hacer por ti?

Que el mundo de la belleza levanta pasiones no es ningún secreto. Gracias a las coreanas, cada vez somos más las personas devotas a las rutinas cosméticas interminables, con más de 10 pasos con los que darse una buena dosis de amor propio e incluso imitar en casa los pasos de un tratamiento facial en cabina. Pero la realidad es que no siempre tenemos todo el tiempo que nos gustaría para ello y tendemos a saltarnos fases. En esos casos, creemos que un limpiador y una hidratante serán suficientes pero ni de lejos estamos en lo cierto. Hay un cosmético que se ha convertido en el gran olvidado, ya sea por desconocimiento de cómo o cuándo usarlo o por creer que realmente no nos aporta ningún beneficio relevante. Hablamos del tónico facial, ¿te suena?

Tónico Facial de Kiehls
Tónico de calénduda de Kiehls, de venta en El Corte Inglés.

¿Qué es exactamente el tónico?

Para empezar a definirlo de forma sencilla, debes saber que el tónico facial es un producto más de limpieza, que suele actuar de la mano del limpiador y que se aplica justo después del mismo. Siendo poco ortodoxos podríamos decir que es una especie de “prueba del algodón” con la que comprobar que realmente nuestro rostro está libre de residuos, antes de aplicar productos enfocados a la hidratación.

Los beneficios de su aplicación

Pero en realidad y por suerte, va mucho más allá. Su valor diferencial es que consigue regular el PH de la piel

Además también ayuda a todas las pieles y en especial a las mixtas y con tendencia grasa a cerrar los poros y refrescar el rostro después de haber utilizado productos desmaquillantes que puedan ser más o menos agresivos para el cutis. Para potenciar sus efectos, puedes incluso guardarlo en la nevera para que se mantenga mucho más fresco.

Tónico facial: cómo aplicarlo y sus numerosos usos

El eterno debate y lo que más dudas genera sobre el tónico es cómo se debe aplicar. Lo ideal es que sea siempre a toquecitos o en movimientos circulares, nunca arrastrando. Y es igual de válido con algodón que calentando el producto entre las palmas de las manos para luego penetrarlo en la piel.

Influye también cómo sea nuestra piel. Si es seca, se aplica de forma uniforme pero a partir de un rostro mixto es conveniente empezar por mentón y mejillas, la parte más seca y acabar incidiendo en la zona T, mucho más grasa. También hay infinitos mitos sobre él como, por ejemplo, que es mejor que contengan alcohol. Esto no es del todo cierto porque aunque puede ser más refrescante también puede ser agresivo y alterar la grasa de la piel. Tampoco recurras a los caseros, tu piel siempre agradecerá una buena formulación.

Tónico de Avene para pieles sensibles, de venta en El Corte Inglés

El clásico: mañana y noche

Si tu piel no presenta grandes problemas de hidratación, lo normal es aplicar el tónico facial dos veces al día, después del limpiador o leche desmaquillante para así también retirar por completo los restos esos productos.

Los 7 baños de tónico

Aunque de primeras te pueda parecer una locura aplicarlo 7 veces seguidas, además de un malgasto de producto, esta táctica tiene su explicación. Las coreanas lo practican en casos de emergencia para devolver a la piel la hidratación y la luminosidad que puede haber perdido después de un día entero al sol, de un viaje largo, en períodos de mucho estrés o simplemente cuando quieras darte mimos extra. Para pasar a la siguiente aplicación, solo tienes que dejar que se absorba la anterior por completo. Eso sí, para evitar irritaciones, solo la primera capa se aplica con algodón y el resto con los dedos.

Los expertos dicen que es la forma más rápida y eficaz de hidratar porque el tónico es mucho más acuoso que un sérum o una hidratante. Si algún día lo pruebas, vas a notar que la piel tiene un aspecto mucho más saludable.

A modo de mascarilla hidratante

Sí, sí, como lo oyes. Este es otro consejo “made in Corea” para cuando no tengas una mascarilla cerca. El tónico se convierte en el perfecto sustituto si empapas algodones con él y lo dejas reposando sobre el rostro unos 15 minutos. Eso sí, no vale cualquiera para hacerlo. Tiene que ser hidratante y sin alcohol

¿Qué tónico debo comprar? ¡Te lo contamos!

Tónico calmante y antioxidante de Fridda Dorsch

Ahora que ya sabes todos los secretos de este producto, lo más probable es que quieras incluirlo en tu rutina de cuidados. Lo más importante a la hora de elegirlo es que tengas en cuenta que sea adecuado para tu tipo de piel. Para cualquier otra duda, siempre puedes acercarte a la planta de belleza de El Corte Inglés y fichar todos los que te recomendamos en nuestra galería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *